El propósito, efectividad para comerciales

Jordi Fortuny está publicando una serie de artículos sobre el uso de Getting Things Done para comerciales.

Yo creo que lo buenos consejos de efectividad son independientes del título de tu trabajo, porque la efectividad tiene que ver con el funcionamiento de tu cerebro. Así, creo que este texto también es interesante para profesionales que no trabajan como comercial.

Le que me ha llamada la atención es esto:

Si bien nuestra intuición ya es una herramienta muy potente, para saber qué cosas son las correctas y evitar que naveguemos completamente a la deriva, cuanto más clara sea la información de la que dispongamos, mejor funcionará. De este modo, invertir (fíjate que digo invertir…) un tiempo en reflexionar acerca de ello, aporta muchos beneficios, de los que personalmente destacaría dos:

a) Mejor priorización. […]
b) Mayor motivación. […]

Así pues, te propongo que, para empezar, definamos con más detalle tu perspectiva.

Desde hace mucho tiempo estoy convencido de que el orden correcto para mejorar la efectividad personal es primero la perspectiva y luego el control.1

La razón por este orden es muy sencillo. En la mayoría de los casos, la principal causa de la improductividad es el sobrecompromiso; simplemente hay más trabajo que horas.

Aplicar un flujo de trabajo para organizar tu trabajo en listas no es la solución. La solución es obtener claridad sobre tus niveles de perspectiva y luego usar esta información para priorizar mejor y descartar trabajo.

  1. O mejor como hacemos en KENSO: primero el autoconocimiento, luego el propósito y sólo entonces organización & acción (seguido por entorno). ↩︎

Jeroen Sangers

Mentor artesano especializado en la Efectividad 2.0 para personas y equipos de trabajo.