Cuando el propósito es sólo marketing

Hace unos días leí esta interesante reflexión de Jordi Fortuny sobre el propósito de empresas y organizaciones:

Ya sea en el plano corporativo, como en el personal, la importancia del propósito reside en que orienta, actúa como una brújula. Así, una empresa o una persona sin propósito, tiene altas probabilidades de ir a la deriva, a merced del viento que sople más fuerte.

La definición del propósito es una potente herramienta para ayudarte a tomar decisiones, desarrollar estrategias, enfocarte y decir “no”.

Como nuestros alumnos descubren en los talleres KENSO, todos ya tenemos un propósito.

Muchas veces se hablan de ‘definir el propósito’, pero la expresión correcta es ‘descubrir tu propósito’.

El problema de que habla Jordi en este post no es causado por no tener un propósito, sino por no usarlo.

¿Sabes qué te hace levantar por las mañanas? Entonces, usa esta información como brújula…

Cómo descubrir tu propósito y usarlo como fuente de motivación

Una de las críticas al método Getting Things Done por parte de la gran mayoría de los expertos en efectividad es que está demasiado enfocado a la organización personal. Aunque David Allen presenta su modelo de seis niveles de perspectiva, sólo dedica seis de las 300 páginas de su libro a explicarlo.

El resultado es que la mayoría de los lectores del libro se quedan sin instrucciones específicas sobre cómo tratar esta parte esencial de la efectividad personal y me temo que la mayoría de las personas que empiezan con la implementación de GTD nunca llegan a tener prespectiva.

Por eso me gusta el texto de Alberto Barbero, quien presente una manera ‘fácil’ de definir tu propósito a partir de 16 deseos básicos.

Es evidente que todos nos sentiremos más motivados por aquellas actividades que nos lleven a la satisfacción de nuestros deseos primordiales. Así pues, tanto motivar como automotivarse, sería alinear nuestras actividades con nuestros deseos primordiales. Aquí conviene andarse con cuidado: Aunque pueda resultar sencillo identificar a simple vista cuáles nos motivan más o cuáles motivan más a otras personas, conviene no caer en conclusiones erróneas y simplistas.

Mejora tu productividad personal de abajo arriba

Paz Garde está revisando el libro Organízate con Eficacia y nos habla del orden en que David Allen recomiendo implementar su metodología:

Cuando estamos demasiado ocupados con nuestros compromisos es realmente difícil centrarse en horizontes más amplios. Por el contrario, cuando mantenemos controlado el flujo de trabajo experimentemos una mayor creatividad, tenemos más capacidad de concentración y es habitual que aparezca el deseo de afrontar nuevos retos.

La idea es que alguien quién empieza con la implementación de un método de efectividad personal está hundido en el trabajo y, por tanto, no tiene la capacidad de reflexionar sobre su propósito.

Por eso, David Allen y Paz recomienden primero organizarte y aclarar tu ‘perspectiva’ más tarde en el proceso.

Suene lógico, pero en la práctica no es tan fácil. Si alguien realmente está ocupado con sus compromisos, resulta muy difícil encontrar tiempo para una actividad extra. A esta persona le costará igual de definir sus objetivos que aplicar un flujo de trabajo para organizarse mejor.

Si esta persona empieza con la ‘perspectiva’, tendrá argumentos para descartar acciones y proyectos y así bajar el volumen de trabajo pendiente, dándole espacio para organizarse mejor.

El mayor error que veo en el consejo de empezar desde abajo es que David Allen define un proceso de implementación secuencial de su método. Pero en la realidad, procesos de aprendizaje y creación de hábitos nunca son lineales. Eso queda perfectamente reflejado en el logotipo del método de aprendizaje Skillopment de Raúl Hernández: el vórtice.

Desde mi punto de vista, y lo que hacemos en el taller be KENSO, la mejor forma de mejorar la efectividad personal es de forma iterativa, intercambiando el trabajo en la perspectiva con la implementación de tu flujo de trabajo.1

Porque si esperas con la definición de tus objetivos, visión, valores y propósito hasta que tienes implementado el flujo de trabajo perfecto, verás que has perdido mucho tiempo organizando tareas que ni siquiera deberías haber hecho.

No hay nada tan inútil como hacer con gran eficiencia algo que no debería haberse hecho en absoluto
— Peter F. Drucker

  1. En el método be KENSO además incluimos los pilares de Autoconocimiento y Entorno. ↩︎

Potencia tus habilidades sociales [podcast]

¿Alguna vez te has bloqueado a la hora de comunicar una idea, has dejado de hacer algo por el miedo al que dirán o por ser incapaz de expresar tus emociones? Ese es el tema principal del programa de esta semana, donde aprenderás cómo utilizar y potenciar tus habilidades sociales con Pau Forner.

Pau es una persona que se transformó de un chico tímido a un maestro en la comunicación. El día a día le enseñó que saber comunicar es una de las habilidades fundamentales que todos tenemos, y que pocos dominan.

Diplopausa

En este artículo, Eva Cantavella nos presenta un concepto que yo inmediatamente he incorporado en mis reuniones: la diplopausa.

En reuniones largas, es obligado prever una o varias pausas, pero si dura menos de 2 hora, no solemos proponerlas y a veces… nos conviene.

¿A qué corresponde entonces, una diplopausa?

En una reunión, la diplopausa, te puede ayudar a optimizar tus reuniones en varias tesituras.

17 trucos prácticos para evitar la adicción al móvil y ser más productivo

Para muchos profesionales, el móvil es una arma de doble fila. Es una herramienta que nos hace tremendamente productivo, pero también nos puede ‘robar’ una enrome cantidad de tiempo y atención.

Christian Morillas ha preparado una guía con sus consejos para ser más efectivo usando el smartphone:

Sin una fuerza de voluntad constante, es muy fácil caer en las garras de una de las mayores distracciones digitales que existen.
Notificaciones de las redes sociales, mensajes a contestar de forma inmediata, largas llamadas de teléfono, etc.
¡Incluso hasta el punto de desbloquear la pantalla de tu teléfono aun sabiendo que no tienes nada!
Es por ello que un uso sano del móvil es fundamental. No solo para ser más productivo, sino para que no te pierdas el resto de la vida que tienes a tu alrededor.

¿Quieres ser más claro con los demás? Cuida estos 5 detalles

Si trabajas en un equipo — nadie trabaja de verdad en solitario — el factor más importante para tu efectividad es la calidad de la comunicación.

Cuanto más concreto, claro y específico tu comunicación, mejores resultados obtendréis.

Por eso, cada equipo debería seguir los cinco consejos de Berto Pena:

Graba a fuego estas tres palabras que son puro oro en el trabajo: QUÉ (es lo que hay que hacer), QUIÉN (tiene que hacerlo) y CUÁNDO (se tiene que hacer). Siempre que digas o escribas algo, asegúrate que las dices cla-ra-men-te.

De procrastinar, nadie se escapa…

Sí… todos somos procrastinadores. Si no conoces esta palabra, esto es la definición:

La procrastinación es el retraso irracional de tareas con costos inmediatos y beneficios diferidos

Básicamente, se trata de un sesgo cognitivo en que nos dejamos guiar por nuestros impulsos en lugar del pensamiento.

Eso es algo que nos pasa a todos, pero hay soluciones

Jordi Fortuny, en su artículo ha identificado un posible acto de procrastinar:

No es extraño que durante la Revisión Semanal detectes que hay algunas acciones que vas «arrastrando» semana tras semana. La primera semana, no pasa nada, pero en las posteriores empiezas a «olerte» algo. Encima, a partir de ese momento, de alguna manera, «destacan» cada vez que revisas la lista para elegir qué hacer. Pero nada, ni con esas te pones con ellas. Siguen quedando allí.

¿Te suena lo que está pasando? Estás procrastinando.

Digo ‘posible’, porque la causa de la tarea residente no necesariamente es la procrastinación.

Cuando leemos las tres causas mencionadas por Jordi, verás que en las primeras dos causas no se trata de procrastinar, porque son retrasos completamente racionales.

Es absolutamente razonable no hacer una tarea cuando las circunstancias han cambiado o si has perdido el interés.

Sí, todos procrastinamos; está en nuestra biología.

Pero la mayoría de las tareas residentes son fáciles de solucionar, porque existe una causa racional de su retraso…

Pensar sobre tu trabajo es necesario, pero pensar demasiado puede llegar a ser perjudicial y afectar a tu productividad

Mi receta para ser productivo es sencilla:

  1. Decidir qué debes hacer.
  2. Hacerlo.

Hay profesionales que saltan el primer paso, pensando que el tiempo dedicado a reflexionar sobre qué hay que hacer es tiempo perdido, porque no estás haciendo nada. Estas personas olviden que el tiempo de reflexión es una inversión que luego recuperas.

Pero también hay profesionales que se quedan estancados en el primer paso. Personas que pasan tanto tiempo planificando, que luego no son capaces de recuperar el tiempo invertido.

El artículo de José Ignacio Azkue se dirige a este grupo de personas:

Sí, perseguir información para pensar sobre tu trabajo o para decidir acerca de algo, aunque solo trates de disipar tus dudas sobre pequeños aspectos concernientes a cualquiera de las variables a las que te enfrentas, te puede hacer pasar horas ante una pantalla tratando de distinguir los árboles dentro de un bosque de información. Esa forma de hacer te conduce a disipar el foco de tu búsqueda y a perderte en un mundo de ramas sin fin que te puede llevar por vericuetos que no deseas, perjudicando con ello tu trabajo y tu disposición hacia el mismo.

Como siempre, la efectividad está en el equilibrio.

Libera tu multipotencial [podcast]

¿Alguna vez has sentido que que no sabes elegir bien entre tus múltiples intereses? Ese es el tema principal del programa de esta semana, donde aprenderás cómo aprovechar tus fortalezas aceptando tu naturaleza ‘multipotencial’ con Caro Chan.

Caro es una persona muy curiosa e inquieta quien ha tocado mil palos. Cambió los lienzos por carne y hueso formándose como maquilladora y ha trabajado de ello a tiempo completo y parcial compaginándolo con ser azafata de vuelo, peluquera afroaméricana y diseñadora web… multipotencial al 100%.

Productivity Planner: increíble planificador semanal y mensual

Aunque suelo utilizar herramientas digitales, me encantan también las libretas.

Uno de los pacificadores más populares es el Productivity Planner, una herramienta que te ayudará a enfocar en tus tareas más importantes mediante la técnica pomodoro.

Jesús Sánchez ha estado usando el Productivity Planner y ha publicado una extensa reseña en su blog tecnoMental:

Un planificador semanal te hará esclarecer todos esos objetivos, tener una mayor claridad de qué es lo que tiene que hacer. Hoy os presento un increíble cuaderno planificador del cual hacía tiempo que quería escribir sobre él ya que en España existen muy escasas revisiones — a decir verdad creo que ninguna — y para los fanáticos de la productividad siempre nos gusta leer este tipo de artículos.

Desde mi perspectiva, lo bueno de este tipo de planificadores es que te obliga a reflexionar mediante las preguntas que debes contestar cada día y cada semana.

El problema es que da poco espacio para la personalización. No hay forma de, como Jesús indica en su artículo, usar el planificador durante toda la semana en lugar de los cinco días laborables.

Rutinas: la clave para encauzar tu día

Nuestra capacidad de enfocar es un recurso limitado.

Por eso, las personas altamente efectivas prefieren pasar una parte del trabajo a la mente inconsciente mediante hábitos, rutinas y rituales.1

La mayoría de los profesionales tenemos al menos cuatro momentos de rutina:

  • La rutina para iniciar el día.
  • La rutina para iniciar la jornada laboral.
  • La rutina para terminar la jornada laboral.
  • La rutina para terminar el día.

David Torné explica en este post cuáles son los pasos de sus rutinas para iniciar y terminar sus días y por qué ha elegido estas acciones:

Mi despertador suena a las 7:30. Lo primero que hago es abrir la luz y leer unas cuantas líneas del libro que tenga en la mesita de noche. Puede ser el que esté leyendo en ese momento o alguno que ya he leído pero que considero relevante.

  1. Un hábito es una acción — o serie de acciones — inconsciente iniciada por la mente inconsciente, una rutina es una serie de acciones conscientes iniciadas por la mente inconsciente y un ritual es una serie de acciones conscientes iniciadas por la mente consciente.↩︎

Descubre cómo funciona la mente de un procrastinador según Tim Urban

Una de las charlas TED más populares es la de Tim Urban que trata de un tema de la efectividad personal: la procrastinación.

Tim toma un poco de libertad con su interpretación de cómo funciona el cerebro y justo por eso es una conferencia divertida e inspiradora.

En el blog de Jordi Sánchez, Belén Martínez hace un resumen de los conceptos explicados por Tim:

Tim explica su teoría de cómo funciona la mente de un procrastinador de una forma muy clara y amena. Diferencia la mente de un procrastinador de otra persona que no lo es. Y lo hace a través de unos dibujos muy divertidos en el que el principal protagonista es un Mono representando la Satisfacción Instantánea.

Sal de la zona de confort [podcast]

¿Alguna vez has sentido que quieres salir de tu zona de confort y dedicarte a lo que de verdad te apasiona? Ese es el tema principal del programa de esta semana, donde aprenderás cómo dar el salto y poner en marcha tus proyectos con Vilma Núñez.

Vilma es experta en comunicación y marketing digital, con una mente inquieta y fluye por sus venas sangre emprendedora. Hoy tiene la librería de marketing más grande en español con cientos de recursos.


Decálogo de 10 pasos a seguir para reventar tu productividad personal

Habitualmente me dedico a explicar qué es lo que hay que hacer para ser más efectivo. Hablo mucho de crear hábitos productivos.

Pero a veces tenemos hábitos improductivos que son obstáculos para nuestra efectividad personal. Si quieres eliminar estos obstáculos, primero debes saber cuales son.

Javier Cantos ha publicado una lista de diez errores comunes en la productividad personal, acompañado por dibujos amenos:

Podríamos decir que el segundo paso es de personas optimistas, este tipo de personas que confían en el destino al 100%. Si eres de esas personas, entonces te recomiendo que no organices las tareas que tienes pendiente de ninguna forma, no te molestes en anotarlas todas