El método científico para mejorar tu productividad

Un científico entraba en su laboratorio después de dos semanas de vacaciones con su familia. No era el científico más organizado y en un rincón de su laboratorio encontraba una pila de placas de petri con cultivos de Staphylococcus que ha utilizado para algunos experimentos antes de su ausencia.

Al inspeccionar las placas, notó que estaban contaminadas con un hongo, lo que significaba que el científico tenía que destruir las placas porque ya no servían para sus experimentos.

Pero también observó algo extraño en uno de los cultivos contaminados: las colonias de Staphylococcus que se encontraban alrededor del hongo habían sido destruidos, mientras las colonias a más distancia del hongo estaban en buenas condiciones.

Una hipótesis se formó en la mente del científico, Alexander Fleming. Se planteó la hipótesis de que el hongo, Penicillium, estaba produciendo una sustancia anti-bacteriano.

El descubrimiento accidental de un antibiótico rápido y eficaz cambió el curso de la historia. A pesar de que este evento fue un accidente, fueron las habilidades de observación y razonamiento de Fleming que hicieron posible el descubrimiento.

Todos hemos oído hablar del método científico.

Así lo hago yo

Ya sabes que me gusta el tema de la productividad personal. Leo un montón de posts, libros y artículos científicos sobre este tema. Pero antes de aplicar un consejo a mi manera de organizarme, quiero asegurarme que realmente funciona.

Lo que ha funcionado para otra persona o en un experimento controlado, no necesariamente funcionará para mi. Cada persona es diferente, cada entorno es diferente y no existen soluciones únicas cuando se trata de los hábitos productivos.

Por eso siempre estoy haciendo pruebas. Antes de aceptar una solución, quiero comprobar su efecto. Aplico el método científico a la creación de mis hábitos productivos1 y te recomiendo que tu también empiezas a hacerlo.2

Los pasos del método científico

Existen muchas descripciones del método científico, pero para nuestro objetivo quiero explicar la versión clásica de cinco pasos:

  1. Observa y mantén tus sentidos abiertos y observa el mundo a tu alrededor. Verás que encontrarás muchas pistas sobre posibles problemas en tu forma de organizarte. Se curioso y hazte preguntas.
  2. Busca información. Cuando has encontrado una pregunta interesante, analiza el problema y busca soluciones. Seguramente no eres el primero en encontrar este problema y con una búsqueda en Google puedes encontrar varias respuestas.
  3. Formula una hipótesis explicando provisionalmente los hechos observados y las posibles causas.
  4. Experimenta para validar tu hipótesis
  5. Saca una conclusión. ¿Has podido validar tu hipótesis? Sino, vuelve a empezar.

En este infografía de Elesapiens puedes ver exactamente la relación entre los pasos del método (clic para ampliar la imagen).

Infografía del Método Científico

Un kanban para tus experimentos

Yo hago el seguimiento de mis experimentos en un Kanban en la aplicación Trello. Te he compartido una plantilla de este Kanban, para que la puedes copiar. He creado una columna para cada uno de los pasos de método científico más una columna para experimentos históricos.

El Kanban para aplicar el Método Científico a tu productividad

Cada vez que tengo una idea o pregunta basada en mis observaciones creo una tarjeta nueva en la columna ‘Observaciones, ideas y preguntas’. Más o menos una vez a la semana reviso las ideas nuevas y calcula el retorno de mi inversión para poder ordenar las diferentes ideas por prioridad.

De vez en cuando activo una idea arrastrándola a la segunda columna. Es cuando empiezo a buscar información para buscar posibles soluciones.

Si no hay nada en la tercera columna, la del hipótesis, paso la primera tarjeta. He decidido que este columna sólo puede contener una tarjeta a la vez, para limitar así el número de pruebas simultáneas.3

Una vez que he desarrollado mi hipótesis, paso la tarjeta a la siguiente columna y empiezo a diseñar y ejecutar el experimento. La clave en este fase es elegir muy bien las métricas.

Al completar la prueba, llega el análisis de los resultados. Tengo la suerte de tener suficiente conocimiento de estadísticas, pero para la mayoría de la personas, esto será el paso más difícil. ¿Has podido confirmar tu hipótesis?

Así funciona el método científico en la practica

José, uno de mis clientes de consultoría, ha empezado con este método hace poco, y una de sus primeras observaciones fue que ha visto que muchos blogs hablan de los beneficios de empezar el día más temprano. José ha registrado esta observación en una tarjeta en la primera columna de su Kanban. Para calcular el retorno de la inversión, José utilizo la secuencia de Fibonacci4 y asigna un nivel — subjetivo — de inversión de 3 y un retorno de 5.

Unas semanas más tarde, José decide investigar esta observación. En internet encuentra mucha información — poca fiable — que parece confirmar los beneficios de levantarse más temprano, aunque también hay algunos informes que dicen lo contrario. Su investigación de la literatura científica tampoco daba ninguna respuesta definitiva.

Decide que su hipótesis inicial será “Si me levantaré más temprano, seré capaz de completar más tareas que requieren que me enfoco”.

Una vez establecido la hipótesis, empieza a diseñar su experimento. En su lista de tareas ya utiliza una etiqueta para aquellas tareas que requieren tiempo y energía y por tanto ya cuenta con datos históricos sobre el número de tareas de enfoque que es capaz de terminar por día. José decido levantarse cada día una hora antes de su hora habitual y así tener la primera hora sin interrupciones para sus tareas de enfoque. Durante el experimento anota sus experiencias en los comentarios de la tarjeta en Trello.

Después de dos semanas José analiza sus resultados. Efectivamente, ha podido incrementar el número de tareas de enfoque que termina cada día de por media 3 a 4. ¡Un incremento de 33%! Pero resulta que no le sirve de nada, porque el análisis estadística da un valor p demasiado bajo debido a la poca cantidad de datos. Los resultados no confirman la hipótesis.

Ahora José tiene que decidir qué hacer: continuar el test para conseguir más datos o dejar el experimento. Revisando sus notas de la investigación, José sabe que el experimento ha tenido efectos negativos a su estado de ánimo debido a la falta de sueño. Mientras estaba haciendo la prueba ha añadido una nueva tarjeta a su Kanban: “Dormir al menos ocho horas al día” y José decido pasar el experimento a la columna historia para dedicarse a este otro experimento.

¡Experimenta!

No debes creer lo que te dicen los expertos y gurus. Se como José: experimenta y encuentra qué funciona para ti utilizando el método científico.

¿Me ayudarás a difundir este artículo?

Si crees que este artículo puede serle útil a alguien de tu entorno, no dudes en compartirlo:

Imágen Petri cortesía de Shutterstock, imágen Método científico cortesía de Elesapiens


  1. También utilizo el método que describo en este artículo en otras partes de mi vida, como el desarrollo de mi negocio. ↩︎

  2. Soy consciente de la paradoja. Te digo que no debes creer todo lo que te dicen los ‘expertos’ y al mismo tiempo te estoy diciendo lo que debes hacer… ↩︎

  3. Si consigo mejorar la productividad y estoy haciendo múltiples experimentos simultáneos, no sabrá que cambio ha causado la mejora. ↩︎

  4. La sucesión de Fibonacci comienza con los números 0 y 1, y a partir de estos, «cada término es la suma de los dos anteriores», es la relación de recurrencia que la define: 1, 2, 3, 5, 8, 13… ↩︎

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.