Por qué movilidad es distinto de efectividad

Parece una obviedad: la movilidad es la capacidad de trabajar en cualquier lugar, mientras la efectividad es la capacidad de conseguir los resultados correctos con el uso óptimo de tus recursos. Son dos cosas completamente distintas.

En este artículo, José Miguel argumenta que al procesar el material capturado, la efectividad y la tecnología móvil no son compatibles:

[…] los hábitos críticos para la mejora de la efectividad, como Aclarar y Organizar (en GTD) o Evidenciar (en OPTIMA3), son además los más exigentes desde el punto de vista cognitivo, y por ello requieren de unas mínimas condiciones ergonómicas para poder llevarse a cabo de forma adecuada. En concreto, Aclarar, Organizar o Evidenciar requieren un teclado adecuado en el que poder escribir por encima del umbral mínimo de eficiencia de 60 palabras por minuto o una pantalla lo suficientemente amplia como para poder acceder concurrentemente a diversas fuentes de información y reducir al máximo las necesidades de scroll.

Un maestro en la efectividad personal algún día ha dicho que nunca debes confundir en ‘qué’ con el ‘como’ y creo que es justo lo que ha pasado en este análisis.

Efectivamente, este paso en el flujo de trabajo requiere concentración y enfoque. Desde mi experiencia, el cuello de botella en este paso no es la velocidad en que puedes añadir una tarea a tu lista, sino el tiempo y la concentración necesario para analizar y decidir.

En este sentido, quizás tu entorno es más importante que la herramienta que utilizas. Si trabajas en una oficina abierta con muchas distracciones, puede ser más eficiente buscar un lugar tranquilo y procesar con el móvil que usar el PC en tu mesa de trabajo habitual.

Aun así, como es algo que seguramente haces docenas de veces al día, vale la pena optimizar este proceso. Pero hay que desvincular la herramienta de los principios universales.

Conozco muchos profesionales que no cumplen los requisitos de José Miguel ni en el ordenador. Teclean con dos dedos a 40 palabras por minuto y necesitan cinco minutos para encontrar cualquiera pieza de información almacenada en su ordenador.1

Por otro lado, también hay muchas personas capaces de escribir a 60 ppm en un teclado virtual y además gracias a la dictación es fácil superar los 100 ppm en un dispositivo móvil.

Hablando de la dictación, yo prefiero clasificar el material de mi bandeja de entrada usando mi tableta justo porque dictar funciona mejor en iOS que en macOS.

En cuanto al acceder la información, muy pocas veces necesito consultar información cuando proceso mi bandeja de entrada, pero si debo hacerlo simplemente cargo dos aplicaciones en la pantalla o uso el móvil en conjunto con una tableta.

En conclusión, en mi experiencia es perfectamente posible procesar eficazmente la bandeja de entrada usando un dispositivo móvil—yo lo hago cada día. Lo importante es eliminar la fricción.

En este momento, para la mayoría de los profesionales, creo que es mejor hacerlo desde el ordenador, pero no diría que las tecnologías móviles perjudicas necesariamente la efectividad.

La efectividad personal es eso: personal. Cada persona es diferente y hay que evaluar las opciones basándote en la situación individual. No existen leyes universales.

Eso sí: al procesar tu bandeja de entrada, cuanto menos fricción, mejor.

  1. Salvo los documentos que tienen guardados en su escritorio. ↩︎

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.