Las checklists o listas de verificación

Una checklist es una herramienta con un enorme potencial para mejorar tu efectividad.

Jerónimo Sánchez explica en este post cuál es el lugar de las checklist en el método Getting Things Done:

cuando hablamos de checklists normalmente nos referimos a un tipo especial de lista «reciclable». Es decir, una especie de «receta» que nos ayudan a ejecutar unas tareas rutinaria con mayor eficiencia y eficacia. El principal beneficio de crear y mantener listas de comprobación es que nos evita tener que volver a pensar cómo hacer la misma actividad una y otra vez, además de permitirnos asegurar siempre la misma calidad en el resultado.

Yo opino que las listas de verificación deberían tener un papel más importante en tu flujo de trabajo y que este tema merece más atención que las cinco páginas en GTD.

Una checklist te puede ayudar a mantener una calidad constante, te puede ayudar a crear nuevos hábitos, te facilita las tareas difíciles y te permite delegar más.

Para aprender el valor que te pueden aportar las checklist, recomiendo siempre dos libros:

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.