Cuando suficiente es suficiente

Jordi Fortuny nos hablo del riesgo del perfeccionismo:

Imagínate que, como en las películas, vas andando por el desierto, en el horizonte te parece ver un oasis, pero por mucho que avances, nunca llegas. Este oasis es un espejismo. Pues lo mismo con el resultado que quieres conseguir, si sólo lo intuyes, está más cerca de ser un espejismo que una realidad. Así pues, es evidente que debes conocer tu destino, para saber cuándo has llegado.

Una de las preguntas más importantes que te puedes hacer es “¿qué esta acabado cuando has terminado?

Jeroen Sangers

Mentor artesano especializado en la Efectividad 2.0 para personas y equipos de trabajo.