4 trucos para empezar a ser productivo

Pongamos que tienes detectada la necesidad de ser mas productivo, y de hecho, te lo propones, pero, ¿por donde empiezas?, es fácil que te pierdas entre métodos, información o consejos y al final no sepas por donde empezar.

Para evitar que te empaches y sobretodo para convencerte de seguir adelante sin tener que hacer un acto de fe, propongo que empieces por cuatro puntos que, según mi criterio y experiencia, componen un buen 'menú degustación' para primerizos en lo que a productividad personal se refiere.

Son una mezcla de conceptos y técnicas sencillas de llevar a cabo, pequeños trozos de metodologías mas complejas, pero que proporcionan resultados inmediatos y buenas sensaciones, ya que visualizas rápidamente una pequeña mejora en tu productividad.

Antes de adentrarte en cambiar muchos de tus paradigmas y formas de trabajar, propongo que lo pruebes, ya que por el poco esfuerzo que conllevan, reportan un amplio resultado, con esto tendrás una mejor percepción de lo que significa avanzar en tu productividad personal y, al mismo tiempo, te permitirá conocer y/o entender sus fundamentos más básicos que luego ya irás perfeccionando.

Enfréntate a la temida procrastinación:

Un nombre poco conocido para una costumbre muy común, si has llegado hasta aquí, doy por hecho que ya sabes de que te hablo. Así que piensa un minuto y busca aquella tarea que tienes atascada (no tiene porque ser muy grande, puede ser algo tan básico como llamar a un cliente pesado…) y hazla ahora mismo, no hay excusas, verás lo fácil que es y el buen cuerpo que se te queda.

Aumenta tu percepción de productividad (y la de tu entorno):

Promete menos y entrega más. Se prudente a la hora de fijar plazos, mide bien las cargas de trabajo, usa el sentido común y se realista. Solo asume lo que sea te factible de procesar en el plazo que acuerdes.

Conoce las listas de tareas:

Basándome en la ‘Lista B’ de tareas, propuesta por Berto Pena, empieza con escoger tres tareas que tengas pendientes, anótalas en un post-it, planifícate un momento del día para dedicarte a ellas y cuando estés, céntrate en ellas, cada vez que termines una, táchala, así hasta terminar las tres. Es una buena manera para empezar a familiarizarte con las listas de tareas, visualizaras el trabajo hecho, ganarás ritmo, concentración y notarás lo adictivo que puede llegar a ser tachar tareas de una lista.

Gestiona tu e mail:

La gestión del correo electrónico acostumbra a ser uno de los puntos negros de nuestro día a día, por eso vale la pena intentar cambiar un poquito la gestión de éste. Para empezar vacía la bandeja de entrada, se realista, usa el sentido común, se valiente, las cosas que no te interesan bórralas (no tengas miedo, si te pasas, siempre los podrás recuperar), contesta lo que toque, y si te quedan correos que requieran más tiempo para procesar ponlos en una carpeta especifica para este fin (y dedícale un tiempo cuando lo tengas planificado). Tenlo cerrado la mayor parte del día, prográmate un par de momentos para chequearlo y procesarlo y ya está. Ver la bandeja de entrada en blanco es una gozada, y comprobar que lo tienes cerrado y no se termina el mundo, también supone una gran liberación.

Ten en cuenta que estos consejos son muy básicos y no cubren a la perfección el problema de una baja productividad, en cada uno de ellos se debe profundizar y superar dificultades, pero la intención de estos es simplemente, y como he dicho antes, proporcionar una agradable experiencia de entrada en el mundo de la productividad personal.

De todos modos, recuerda que la mejor vía para hacer las cosas es hacerlas, y el mejor sistema para hacerlas es empezar a hacerlas. Los sistemas de gestión de tareas o consejos productivos, solo te ayudan a hacer, no hacen, tienes que hacer tu.

Aprovecha estos consejos para también vender productividad entre tus compañeros de trabajo o amigos, reta los a que lo prueben, ya que si ellos son mas productivos, ellos ganan y tu también ganas.

¿Como lo ves? ¿Empezamos a cambiar hábitos?

Imagen Sala de formación cortesía de Irum Shahid

Jordi Fortuny Baduell

Soy un apasionado de la productividad, hace unos años la conocí, me convenció y desde entonces es una de mis pasiones. Me gustaría que el mundo fuese un poco mas productivo, y puestos a pedir, también más creativo. Comparto mis experiencias en productividad, desarrollo personal y gestión de equipos en el blog Efectivitat.