Quick wins, las cosas pequeñas que te cambian la vida

Esfuerzo, frustración y tiempo

Aprender algo nuevo requiere esfuerzo, frustración y a veces mucho tiempo. Eso no motiva, ¿verdad? ¿Quién quiere primero sentirse menos feliz antes de mejorar?

Aún así mucha gente quiere cambiar, aunque sea solo un poquito. Un cuerpo más flexible suena tentador, una mejor relación con tu pareja sería perfecto y tener las prioridades de tu vida bien definidas tampoco estaría mal. Son buenos propósitos, pero para lograr estas metas hay que hacer algo; hay que trabajar y hay que cambiar: tu dieta, tu comunicación y tu forma de trabajar.

¿Por qué es tan difícil cambiar?

Cambiar es complicado. Cuando ves la enorme pila de papeles encima de tu mesa y el montón de correos en la bandeja de entrada sabes exactamente qué debes hacer, pero hacerlo cuesta mucho tiempo y además sabes que dentro de algunas semanas todo volverá a estar como ahora. Las desventajas de arreglarlo parecen más grandes que los beneficios de tenerlo todo organizado.

Si dejas el problema durante un tiempo pasa algo extraño: ya no ves las pilas en tu mesa de trabajo. Este es el resultado de un truco de tu subconsciente: ignorar el problema. Y cada vez hay más papeles en tu mesa y más correos en la bandeja de entrada.

¿Qué puedes hacer?

Al final llega el momento en que realmente quieres cambiar. Ya no aguantas más la situación. ¿Cómo hacerlo?

Hay dos maneras de ayudarte a cambiar:

  • Intenta volver a sentir el problema. Hazlo más grande, se consciente del problema, vuelve a estar abierto a la presencia de 200 mensajes sin leer. ¿Qué significa tener tanta gente que quiere comunicarse contigo pero tu les estás ignorando?
  • También debes estimular los pensamientos positivos. Piensa en cómo sería si tuvieras tu mesa de trabajo organizada. ¿Cómo te sentirías si vuelves a tener tus prioridades claras?

La combinación de ser consciente del problema y de sentir el resultado deseado te da la energía que necesitas para empezar.

Quick Wins

Luego solo hay que planificar los pasos que debes hacer en el camino hacia tu resultado deseado. Puedes hacer pasos muy grandes, pero a veces eso no es posible; piensa que con muchos pasos pequeños también puedes llegar lejos.

Intenta primero buscar un Quick Win (ganancia rápida): una acción que requiere poco esfuerzo pero que da un resultado relativamente grande.

Si quieres recoger las manzanas del árbol porque tienes hambre, es mejor empezar con las de las ramas bajas.

También si estás implementando el método de Getting Things Done puedes empezar con las partes que te dan más beneficios para poder notar los resultados lo antes posible. Eso también te da la motivación para más tarde poder implementar las partes más complicadas.

En Espera

Para mucha gente la Lista de Espera es un quick win. El concepto es sencillo y tener esta lista da tranquilidad.

Toma un bloc de notas y apunta todas las cosas que esperas de otras personas: todo lo que has delegado, todos los pedidos que has hecho, cada pregunta sin respuesta.

Una vez a la semana revisas esta lista y tachas las cosas finalizadas. Si hay cosas que todavía no están hechas tendrás que tomar una decisión: ¿Vas a pedir una respuesta o puedes esperar otra semana más?

Intenta mantener esta lista durante un mes para mirar si puedes notar el efecto del quick win.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.