Pensar rápido frena tu efectividad

Ser efectivo es cuestión de optimizar el uso de tu cerebro.

A veces hay que evitar que la parte más intuitivo toma las decisiones y habrá que enfriar una idea, tal como Paz explica en este artículo:

Cuando nos encontramos ante una pregunta difícil y no somos capaces de encontrar rápido una respuesta satisfactoria, se activa este mecanismo de sustitución.

Lo que hacemos a continuación es que buscamos una pregunta más fácil, relacionada de algún modo con la pregunta difícil, y la respondemos en su lugar.

El problema es que usar la heurística como alternativa al razonamiento a veces da buen resultado y otras veces conduce a serios errores.

¿Sabes en qué situación te puedes fiar de la heurística y cuándo no?

Jeroen Sangers

Mentor artesano especializado en la Efectividad 2.0 para personas y equipos de trabajo.