Operaciones y proyectos

En el fondo, sólo hay dos razones para hacer una tarea:

  1. La tarea te ayuda a acercarte a tus objetivos.
  2. La tarea te ayuda a mantener tu posición actual.

En otras palabras, una tarea siempre debe estar vinculado a una meta/objetivo o a un área de responsabilidad.

En este artículo, Homo Mínimus explora en profundidad estos dos tipos de actividades:

los proyectos son “las unidades mínimas de acción con significado completo” (por analogía con la definición de oración gramatical) y contrastan con las meras tareas, que son piezas de acción pero solo con significado dentro de otra tarea o proceso de orden superior. Un proyecto busca un cambio concreto y engloba multitud de tareas. Las operaciones son también conjuntos de tareas, pero integradas para mantener el statu quo, el funcionamiento habitual de las actividades.

Jeroen Sangers

Mentor artesano especializado en la Efectividad 2.0 para personas y equipos de trabajo.