5 razones para mantener la mente vacía

Ser efectivo tiene todo que ver con el uso eficiente de tus herramientas. Y para la enorme mayoría de los profesionales su herramienta principal es la mente.

El objetivo de una formación de calidad en la efectividad personal debe ser que los participantes entienden los fundamentos del funcionamiento del cerebro, de tal forma que serán capaces de diseñar sus propias estrategias para trabajar de forma óptima.

 5 razones para mantener la mente vacía

Una de las cosas que siempre trabajamos en los talleres de KENSO es cómo funciona la memoria de trabajo y cuales son sus límites.1 Una vez que los participantes han vivido en primera persona que realmente tienen muy poco espacio en su memoria de trabajo, entiendan perfectamente porque los expertos en la efectividad personal siempre recomiendan capturar toda la información en un soporte externo.

Porque trabajar con la mente vacía tiene muchos beneficios.

1. Con la mente vacía tendrás menos estrés

El trabajo moderno es muy diferente al trabajo de hace 100 años. Ahora trabajamos básicamente utilizando nuestra cabeza. Planificar proyectos y citas, lluvias de ideas, establecer prioridades, gestionar compromisos,… Cada una de estas cosas ocupa una pequeña parte de tus pensamientos. Seguramente tienes docenas de cosas pendientes en tu cabeza que todas requieren una pequeña parte de tu atención.

Muchas veces las cosas en tu cabeza piden tu atención en momentos pocos prácticos: mientas estás escribiendo una propuesta para un proyecto nuevo, de repente te acuerdas que aún tienes que llamar al electricista.

Eso no solo pasa en la oficina; también cuando estás leyendo un libro en el sofá puedes estar pensando en el trabajo que debes hacer el día siguiente y mientras estás jugando con tus hijos te salen ideas para el nuevo proyecto.

Tu mente no sabe de contextos ni de horarios. Puede ser que ya estás acostumbrado a tener ideas cuando no toca, pero todos estos pensamientos te provocan un poquito de estrés. 

2. Con la mente vacía serás más fiable

Tu subconsciente es poco fiable. Por la mañana, recuerdas que tienes que llamar a un cliente a las cinco, pero por la tarde ya han pasado tantas otras cosas que te olvidas de llamarlo. Si siempre piensas en las cosas en el momento equivocado, nunca serás fiable.

Si mantienes todos tus compromisos en un sistema exterior y fiable, tu también te sentirás más fiable. Con una simple lista de tareas puedes estar segura de hacer las cosas en el momento correcto.

3. Con la mente vacía tendrás una visión global de tu trabajo y de tu vida

Tu subconsciente no tiene una visión global porque sencillamente no hay suficiente espacio en tu memoria de trabajo, lo que dificulta el poder establecer prioridades. La prioridad es una característica muy subjetiva y relativa, que depende de las demás cosas que tienes que hacer. Si una tarea es prioritaria, esta tarea es más importante que las demás.

Para priorizar necesitas una visión completa de todas las cosas pendientes

Por tanto, para poder establecer tus prioridades, necesitas una visión completa de todas las cosas que debes hacer. Si mantienes todas tus cosas pendientes en tu cabeza, no tendrás un orden ni una visión completa.

Sólo si mantienes un buen sistema fiable fuera de tu cabeza tendrás esta visión general de tus prioridades.

4. Con la cabeza vacía eres más creativo y productivo

El espacio en tu cabeza es limitado, es como la memoria de tu ordenador que solo tiene parte de la información en presente y guarda el resto en el disco duro.

Si sacas las cosas administrativas cómo la lista de tareas de tu cabeza, queda más espacio disponible para la tarea actual y serás más creativo.

5. Con la cabeza vacía es más fácil entrar en el estado de flow

Si tienes la cabeza vacía puedes concentrarte mejor, y esta concentración la necesitas para llegar al estado de fluir o flowMihaly Csikszentmihalyi es el inventor del concepto de flow, un estado de concentración y enfoque en que el tiempo desaparece.

Pensamientos sueltos sobre tus tareas y otras cosas evitan el flow, porque no te puedes concentrar o enfocar.

No es necesario tener la cabeza llena

¿Es posible relajarte leyendo un libro al sofá si tienes una vida ocupada?
¿Es posible ser consciente de tener muchas cosas para hacer y dormir bien?
¿Puedes ser muy productivo y al mismo momento relajado?

Claro que todo esto es posible, si mantienes la mente vacía. Con la cabeza vacía eres más fiable, trabajas con más enfoque, eres más productivo, estimulas tu creatividad y además evitas el estrés.

  1. Miller, G. A. (1956). The magical number seven, plus or minus two: some limits on our capacity for processing information. Psychological Review, 63, 81–97. ↩︎

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.