7 maneras de mejorar el sueño y tener más energías para trabajar

El sueño es una de las cosas más importantes en la vida, e irónicamente es una de las actividades más sacrificadas del día. Descansar en las noches es vital para todo aquello que se planee hacer el día siguiente.

Son muchos los factores que influyen en dormir bien o no, como también son muchos los casos donde no se puede descansar por una u otra razón, desde estar acostado y no poder dormir, hasta esperar la noche para llevar a cabo distintas actividades.

Quien busque aumentar su productividad notablemente debe cuidar el sueño como pocos, ya que de este depende todas y cada una de las actividades que se vayan a realizar el día siguiente.

Si este es tu caso, estas son las maneras de mejorar el sueño:

 7 maneras de mejorar el sueño y tener más energías para trabajar

Implementar una rutina de horarios

El orden ayuda en todo lo que se piense, por ende, establecer una rutina de horarios permitirá siempre dejar el tiempo suficiente para dormir, sin que este se vea afectado por otras actividades.

Comúnmente se suele escuchar “el día no es suficiente” y esto es un completo error. Con una buena organización y estructura, todo lo propuesto se podrá alcanzar, mientras que la noche queda despejada para un descanso apropiado.

Practicar una actividad física

Hacer cualquier tipo de actividad física simple o practicar algún deporte es muy beneficioso para la salud, además de influir notablemente en el buen descanso.

Es cierto que con los complicados horarios del trabajo el proceso se puede complicar, pero hay una serie de actividades que se pueden llevar a cabo en muy poco tiempo y desde la tranquilidad del hogar. En horas iniciales de la noche está muy recomendado ejercitar.

Siestas cortas

Las siestas no tienen nada de malo, siempre y cuando estas sean cortas y no abarquen horas de la noche. Hay que procurar que las mismas sean de 15–20 minutos máximo.

Para quien se le complique dormir tan poco tiempo durante las tardes, lo más recomendable es que no duerma. Existen diversas actividades de relajación que pueden ser bienvenidas en la rutina sin ningún problema.

Buena alimentación

Al igual que en muchos otros aspectos, la alimentación juega un papel de suma importancia en el descanso. Aquí es muy importante resaltar dos cosas:

Una cena pesada no es indicada en absoluto antes de dormir; el hecho de que el organismo pase toda la noche procesando un alimento más complejo que el común denominador, afecta en gran manera el sueño, ya que el cuerpo no se encontrará en total estado de relajación.

Por el contrario, una alimentación sana y equilibrada ayuda en la manera de descansar. Todos los nutrientes que se pueden obtener de los vegetales y frutas, por ejemplo, hacen que el cuerpo responda mejor durante el día y se relaje más en las noches.

Controlar el consumo de cafeína

Quien busque aumentar su productividad notablemente debe cuidar el sueño como pocos

Si bien una taza de café no cae nada mal en las mañanas, luego de las cuatro de la tarde si puede traer consecuencias a la hora de dormir.

Para las personas que toman muchas tazas de café al día puede ser un gran problema conciliar el sueño en las noches, al igual que aquellas que ingieren gaseosas con cafeína. Cabe resaltar que estas bebidas se caracterizan por ser enérgicas, mismo aspecto que nos las hace nada recomendables a la hora de descansar.

Controlar la melatonina

Nada más y nada menos, la hormona que induce al sueño. Ya se ve la razón por la que hay que controlarla un poco, ¿eh?

Aun a la hora de dormir, el cuerpo necesita concentración para poder hacerlo; el exceso de luz puede ser un problema para alcanzar la misma. Atrás el miedo, luces apagadas y a dormir. El monstruo solo saldrá a la mañana siguiente cuando te veas al espejo y no hayas descansado.

Respetar y cuidar la cama

De los aspectos que más se pasan por alto, ya que en ocasiones las camas hacen el papel de oficina, sala de juegos y demás, pero no de cama.

Es importante que la cama sólo sea utilizada para lo necesario: practicar sexo y dormir, nada más. De tal manera se establece un orden.

La cama debe ser vista como un santuario de descanso, por lo mismo debe ser todo un placer acostarse en ella. Un cuidado al máximo junto a un buen colchón y almohada caen de maravilla. 

Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.