Fecha límite

Una buena idea:> Nunca me digas que algo es urgente, dame una fecha límite. "Urgente" es una eti­queta impre­cisa que sólo me causa estrés, por­que me impide ges­tio­nar bien mis com­pro­mi­sos. El problema es que, desde la punta de vista de los otros, la fecha limite muchas veces es "ahora".

Jeroen Sangers

Mentor artesano especializado en la Efectividad 2.0 para personas y equipos de trabajo.