Tácticas y herramientas para generar ideas creativas en equipo

Una parte importante de ser productivo es desarrollar tus habilidades creativas. Da igual si trabajas como músico, contable, consultor, médico o informático, todos necesitamos la creatividad para poder hacer nuestro trabajo. Solucionar un problema técnico requiere creatividad, escribir un presupuesto o un informe requiere imaginación e incluso en la mayoría de las reuniones de trabajo necesitas tu hemisferio derecho.

En mis cursos de productividad personal para empresas hablo del tema de la creatividad cuando explico el modelo natural de planificación de proyectos. El tercer paso de este modelo consiste en la clásica lluvia de ideas. Aunque estoy hablando de la productividad personal y la planificación de proyectos personales, cuando combinas las palabras ‘proyecto’ y ‘brainstorm’, la mayoría de los participantes estarán pensando en planificar algo grande con todo el equipo. Habitualmente me permito un pequeño desvío del tema principal para hablar un poco del proceso creativo en grupos.

Qué es una lluvia de ideas y porqué no funciona en grupos

Una lluvia de ideas es básicamente una sesión grupal para generar ideas nuevas. En el Wikipedia lo explican así:

La principal regla del método es aplazar el juicio, ya que en un principio toda idea es válida y ninguna debe ser rechazada. Habitualmente, en una reunión para la resolución de problemas, muchas ideas tal vez aprovechables mueren precozmente ante una observación ‘juiciosa’ sobre su inutilidad o carácter disparatado. De ese modo se impide que las ideas generen, por analogía, más ideas, y además se inhibe la creatividad de los participantes. En un brainstorming se busca, tácticamente,la cantidad sin pretensiones de calidad y se valora la originalidad. Cualquier persona del grupo puede aportar cualquier idea de cualquier índole, la cual crea conveniente para el caso tratado. Un análisis ulterior explota estratégicamente la validez cualitativa de lo producido con esta técnica. En la sesión se debe aportar una idea por ronda. Por lo cual se debe ser claro de lo que se expone. Se elige un tema, se establece un tiempo y se escriben frases o palabras relacionadas con el tema.

Es una técnica desarrollada en el año 1938 y seguramente ha servido para generar muchas ideas muy creativas, pero en la actualidad sabemos que hay problemas graves con este método. El problema es que existen factores psicológicos difíciles de controlar que hacen que nos saltemos las reglas del brainstorm:

  1. El miedo a ser juzgado por las personas en posiciones de poder.
  2. A los extrovertidos les resulta más natural poder compartir sus ideas; mientras que los introvertidos prefieren procesar la información internamente antes de contribuir a la discusión de grupo.
  3. Los grupos generalmente valoran ideas prácticas que se han comprobado y que son familiares frente a nuevos conceptos que son más riesgosas.

Finalmente, hay un componente muy importante de proceso creativo que no tiene lugar en una sesión de brainstorming: la incubación. Las mejoras ideas son el producto de un proceso inconsciente en que desde fuera parece que no está pasando nada. Las mejoras ideas necesitan su tiempo, como enseña muy bien el siguiente video.

Procesos creativos en grupo que funcionan

Si la lluvia de ideas no sirve para generar ideas en grupo, ¿qué hacer en su lugar?

Como hemos visto, la fase de incubación es la clave para generar buenas ideas. Otro aspecto clave es la preparación en solitario para evitar los problemas mencionados arriba. La sesión grupal viene al final del proceso y tiene como objetivo consolidar las ideas generadas anteriormente y tomar la decisión.

Un ejemplo de un proceso creativo y eficaz es el siguiente llamado 'Note and Vote' usado por Google Ventures:

  • Parte 1: Individual
    • Notas: Apunta todas tus ideas en una nota. Enfócate en la cantidad de ideas.
    • Auto-edición: Revisa la lista de ideas y elija una o dos ideas favoritas.
  • Parte 2: Grupal
    • Compartir: Uno por uno, los asistentes comparten sus mejores ideas. Es recomendable apuntar estas ideas en una pizarra.
    • Votas: Cada persona decide cuál es la mejor idea en la pizarra.
    • Compartir: Uno por uno, los asistentes comparten sus votos. Se puede comentar su decisión, pero no cambiar de voto.
    • Decidir: La persona responsable del problema toma la decisión. Puede tener en cuenta o no los votos.
    • Celebrar: En menos de 15 minutos de reunión—y un poco más de preparación individual—habéis tomado una buena decisión. ¡Enhorabuena!

Esto es solo un ejemplo de un proceso creativo en uso en algunas empresas. Existen más maneras de hacerlo, pero lo importante es que el proceso empieza con la generación de ideas en solitario.

Herramientas para generar ideas en grupo

Tradicionalmente se utiliza la pizarra y/o las notas Post-it para las lluvias de ideas, pero ahora tenemos herramientas electrónicas que nos pueden facilitar el trabajo:

Candor

Candor es una aplicación web gratuita para colaborar en la generación de ideas. La aplicación tiene dos modos de trabajar coincidiendo con las dos fases del proceso: Primero hay que trabajar de forma individual en la fase de generación de ideas y luego durante la reunión podréis entrar en la fase de evaluación de ideas.

Groupmap

La aplicación Groupmap ofrece más posibilidades que Candor y tiene como punto de partida unas plantillas o mapas para compartir las opiniones individuales. Puedes crear, por ejemplo, un mapa para evaluar los beneficios y desventajas de una solución o incluso crear mapas mentales.

¿Qué métodos y herramientas utilizas tu para generar ideas en tu equipo? Explícalo en los comentarios.

Imagen Creatividad en grupo cortesía de Shutterstock

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.