Mejorar la capacidad de enfoque

Cuando se trata de enfocarse, no existen soluciones rápidas. La mayoría de las cosas que previenen la concentración son distracciones internas. Parece que tus propios pensamientos tienen vida propia y aprender cómo conseguir una tranquilidad interna requiere muchas horas de práctica. No obstante, una parte de las distracciones vienen de fuera y estas son más fáciles de controlar.

  1. Apaga la aplicación de correo electrónico, cierra la pestaña del navegador con Facebook (y otras páginas que no están relacionadas con la tarea actual), cierra Twitter, pon el móvil en modo silencio y desactiva todos los demás dispositivos y aplicaciones que te pueden interrumpir.
  2. Asegúrate de que tu entorno de trabajo está limpio y bien organizado para disminuir las distracciones visuales.
  3. Antes de enfocarte, elige conscientemente en qué tarea vas a trabajar. A veces ayuda escribir la tarea en una nota para mantenerla visible.
  4. También hay que decidir cuánto tiempo vas a enfocarte en esta tarea, aunque no es necesario finalizar la tarea dentro de este periodo. Por ejemplo, si quieres leer un libro, puedes dedicar 30 minutos a la lectura de una parte del libro. Lo mejor es empezar con un periodo breve e ir aumentando la duración de las sesiones poco a poco.
  5. Ahora la parte más difícil: intenta ser consciente de tus pensamientos durante la ejecución de la tarea. ¿En qué momento pierdes el enfoque? Habitualmente pasa cuando encuentras un problema en la tarea actual, cuando la tarea es aburrida o simplemente porque tienes el hábito de verificar el e-mail cada cinco minutos.
    También es posible que la interrupción tiene una causa física. ¿Estás sentado cómodamente? ¿Tienes el cuello relajado sin tensiones? ¿Qué sientes?
  6. Date una pequeña recompensa al finalizar el tiempo de enfoque, incluso cuando aún no has finalizado la tarea. Puedes comer o beber algo, leer el correo, ir a caminar, … cualquiera cosa que te gusta hacer.
  7. Especialmente cuando se trata de una tarea aburrida, puede ayudarte convertir la tarea en un juego: ¿cuantos presupuestos puedes crear un media hora? ¿puedes escribir el texto sin fallos? ¿puedes hacer la tarea más rápida que tu compañero? Es más fácil concentrarte si las tareas son divertidas.
  8. Cada persona tiene su propio ritmo. Identifica las horas en que tienes más energía y usa estas horas para las tareas que requieren más concentración. Es casi imposible concentrarte en una tarea complicada cuando ya has quemado todo tu energía.

La capacidad de enfocarte puedes entrenarla. Si practicas cada día, finalmente podrás concentrarte durante más tiempo.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.