Slow Work

El movimiento Slow Food nace como reacción a la apertura de un restaurante de McDonalds en la Piazza di Spagna en Roma. Su objetivo es intentar que la gente — especialmente los jóvenes — vuelvan a tomar el tiempo para comer, disfrutando de platos con ingredientes frescos y locales. El movimiento reúne a más de 80.000 miembros en 50 países, que están organizados en 800 grupos locales. Después del éxito del movimiento Slow Food, esta filosofía también ha sido aplicada a otros sectores de la sociedad, como por ejemplo las CitasSlow.

Las ideas del Movimiento Slow también se pueden utilizar a nuestro trabajo. ¿Cómo sería un Trabajo Slow?

  • El enfoque es la base del Slow Work. Si trabajamos en una tarea, dedicamos el 100% de nuestra atención a esta. No exista la multi-tarea e intentamos evitar todas las interrupciones.
  • En el Slow Work, trabajar más horas no es equivalente a producir más. El trabajador Slow sabe que debe descansar frecuentemente para revitalizar su creatividad. Además, sigue su ritmo natural: trabaja en las tareas complejas durante las horas en las que tiene más energía y guarda para las horas bajas las tareas más fáciles.
  • Para un trabajador Slow, las relaciones a largo plazo son más valiosas que ventas rápidas y productos mediocres. La calidad es más importante que la cantidad.
  • Hacer Slow Work también implica hacer trabajo significativo: tener los objetivos claros y priorizar las tareas que mejor ayudan a lograr estos objetivos.

¿Estás haciendo Slow Work o te pasas el día corriendo?

Imagen Caracol cortesía de akedeszign

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.