Herramientas de calidad

Cuando voy por allí siempre llevo un bloc de notas de Liderpapel y un Pilot G2 conmigo. Y en el despacho hago mis mapas mentales con una pluma de Yves Saint Laurent en un Moleskine Large Plain Soft Notebook.

He mencionado expresamente las marcas, porque no uso cualquier bloc de notas o cualquier bolígrafo. He elegido específicamente estos productos, porque son herramientas de calidad. Me gusto el tacto y el brillo del papel del Moleskine y disfruto cuando veo como se queda la tinta de mi pluma en el papel.

Claro, también puedo usar una Bic y papel reciclado para hacer mis notas o la lluvia de ideas, pero como entonces las herramientas no dan tanto satisfacción, los resultados no serán los mismos. Herramientas de calidad invitan a trabajar: coges las herramientas y casi ya estás buscando algo para hacer con ellos.

Herramientas de calidad no siempre son caras. Una pluma como la Lamy Safari cuesta menos que 20 euros, algo que cualquier persona puede pagar. Y con un poquito de mantenimiento puedes usarla durante muchos años.

Por cierto, hablo aquí de blocs de notas, bolígrafos y plumas, pero el principio es universal. Cualquiera herramienta que usas muy a menudo debería ser de calidad: la grapadora, la bandeja de entrada, el ordenador, el software, el teléfono móvil, … herramientas de calidad te invitan a trabajar col ellas.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.