Crear un plan mensual en 3 pasos sencillos

Cada mes que empiezas sin tener un plan, será un mes perdido. Quiero decir que seguramente harás muchas cosas, pero es probable que no avances hacia tus grandes objetivos.

En la lucha diaria para apagar los fuegos simplemente pierdes los objetivos de la vista. Hay tiempo de sobras para lograr las metas, así que hoy decides dedicarte a los temas urgentes y la semana que viene ya volverás a enfocarte en tus metas. Pero entonces saldrán otras urgencias y así pasarás todo el mes procrastinando sin avanzar de verdad.

Está bien que hayas creado un plan anual, pero este plan no vale para nada si no lo consultas frecuentemente ni lo adaptas a los cambios.

En la preparación para la batalla siempre he encontrado que los planes son inútiles, pero la planificación es indispensable
— Dwight Eisenhower

Para poder cumplir tus objetivos para este año, hay que dividir estos objetivos grandes en partes más manejables.

Recomiendo reservar 10 minutos en tu agenda al final de cada mes para planificar el mes que viene, siguiendo estos pasos:

1. Recopilar datos

Para poder crear un buen plan mensual necesitas tener toda la información a mano:

  • El plan anual dónde has apuntado tus objetivos de este año, complementado con el desglose por mes.
  • El plan del mes pasado. Es posible que aún haya cosas que no has podido hacer.
  • El calendario para tener una idea de la estructura del mes: los días festivos, los grandes eventos, días llenas de citas, días con tiempo libre, etc.

Basándote en estos datos puedes empezar a crear el plan para este mes.

2. Fijar los objetivos

Ahora llega el momento de reflexionar: ¿Qué quieres conseguir durante este mes? Igual a tus objetivos anuales, hay que limitar el número de cambios que quieres conseguir en un mes. Es mejor enfocarte en dos o tres grandes metas y hacerlas bien.

Puedes seguir estas tres estrategias—o una combinación de ellas—para definir tus metas para el mes que viene:

  • Simplemente copiar los objetivos que ya habías pensado para este mes desde tu plan anual. Es una buena estrategia para principios de año, cuando aún no te has desviado demasiado de tus planes.
  • Puedes volver a utilizar los objetivos que has fijado el mes pasado y que todavía no has conseguido. En este caso es recomendable primero identificar la causa del retraso.
  • También puedes optar por crear objetivos completamente nuevos, aunque siempre teniendo en cuenta que encajan dentro de tu plan anual.

Apunta las tres metas que has elegido en un documento nuevo.

3. Desglosar tus objetivos

Finalmente, hay que desglosar tus objetivos para el mes que viene en partes más pequeñas, porque ya sabes que para comer un elefante hay que trocearlo en porciones que seamos capaces de comer y tragar. En tu plan mensual ya desglosas los tres objetivos que has elegido en partes más pequeñas.

Para cada una de las semanas del mes hay que decidir que deberías hacer para avanzar lo suficiente hacia las metas mensuales. Estos objetivos semanales, los apuntas en el mismo documento por debajo de tus metas para el mes y ya tienes tu plan mensual preparado.

Ahora, sigue tu plan y tendrás más probabilidades de tener un mes productivo.

Imagen Plan mensual cortesía de Shutterstock

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.