La (falsa) dicotomía Vida-Trabajo

No se puede separar el trabajo de tu vida personal. Si intentes buscar el equilibrio entre estos dos partes de tu vida, seguramente has simplificado demasiado el problema. Hay que equilibrar todas tus áreas de responsabilidad.

el trabajo te da de comer, pero debería ser en primer lugar una fuente de valor personal y profesional. Seguramente hay tareas con las que disfrutas mucho (si no es así, yo iría pensando en dejarlo) y otras que no te matan de felicidad. Pero también en tu vida personal hay tareas cotidianas que debes hacer aunque no te gusten demasiado.

Jeroen Sangers

Mentor artesano especializado en la Efectividad 2.0 para personas y equipos de trabajo.