Hay que divertirse en el trabajo

Lo llevo diciendo desde hace años: ser feliz incrementa la productividad y un buen gerente dedica mucho tiempo en mejorar la felicidad de sus trabajadores.

Tenemos por supuesto el ejemplo de las grandes compañías como Google o Facebook, en las que una de sus preocupaciones principales es que sus empleados sean felices. Su filosofía es contratar trabajadores con buena proyección, hacer que se lo pasen bien trabajando y confiar en que rindan al máximo. Y funciona.

Esto es extrapolable al ámbito del autónomo y la PYME. Las historias de triunfadores siempre cuentan con personas que de verdad aman lo que hacen. Si tienes que gastar energías en forzarte a tí mismo o a otros a trabajar, estas malgastando tus recursos.

Una aviso: no hay que copiar los medidas de Google o Facebook sin analizar los empleados. He visto bastantes empresas que han pintado la sala de trabajo en colores alegres, con una mesa de futbolín al centro y una pequeña cocina en un rincón. Los dueños de la empresa esperaban que así se puede mejorar la felicidad de los trabajadores.

Hay que saber que los empleados de Google y Facebook son muy jóvenes – la edad media es de 29 y 28 años. El tipo de oficina que tienen estas empresas está pensado para jóvenes que acaban de salir de la universidad – muy parecidos a un campus universitaria.

La mayoría de las demás empresas tienen trabajadores con una edad más alta y, por tanto, empleados con intereses y formas de trabajar diferentes.

Jeroen Sangers

Mentor artesano especializado en la Efectividad 2.0 para personas y equipos de trabajo.