No le digas a nadie tu meta (¡Cáspita!)

Resulta que esa reacción positiva que recibimos cuando anunciamos a seres queridos que vamos a hacer algo que requiere trabajo, a veces nos hace sentir como si ya lo hubiésemos realizado. Nada más decirlo a viva voz nos hace sentir bien. Y así nos quedamos, en el puro anuncio del cambio.

Jeroen Sangers

Mentor artesano especializado en la Efectividad 2.0 para personas y equipos de trabajo.