Por qué la matriz de Eisenhower no funciona

Hay personas, como el autor de este artículo, quien opinan que la matriz de Eisenhower es una ‘reliquia de la gestión del tiempo’. Yo coincido sólo parcialmente con esta afirmación.

Algunos aspectos de la matriz todavía son válidos. También en la actualidad las tareas pueden ser importantes y/o urgentes.

El único que, desde mi punto de vista, ha cambiado es que ahora sabemos que la importancia no sirve como criterio para seleccionar qué tarea hacer en este momento. Es un criterio que debemos aplicar en el momento de procesar la bandeja de entrada para decidir si hay que tomar acción o no.

la valoración de la importancia y la urgencia de las cosas es, normalmente, bastante subjetiva, o al menos está sujeta a cambios frecuentes. Es decir, que muchas de las cosas que hoy consideras importantes, puede que mañana ya no lo sean tanto, y algo que en este momento crees urgente, es posible que deje de parecértelo en unas horas, simplemente porque van llegando cosas nuevas que harán que cambie tu percepción de las mismas

Vamos a ver qué significan los dos parámetros del matriz de Eisenhower:

Importancia: una tarea es importante cuando su ejecución te acerca a uno de tus objetivos.
Urgencia: una tarea es urgente cuando tiene una fecha de vencimiento objetiva en las próximas horas.

Desde mi punto de vista son dos parámetros 100% objetivos1 y además bastante estables, incluso en entornos dinámicos.

mientras trabajas en algo importante y urgente, probablemente seguirán llegando más cosas por hacer, algunas de las cuales terminarán seguramente en el mismo cuadrante «importante y urgente». Es decir, que tan pronto hayas terminado esa cosa importante y urgente que estabas haciendo, seguramente haya una nueva cosa importante y urgente que ocupe su lugar, lo que te impedirá moverte de cuadrante. Por si esto fuera poco, muchas de las cosas que hoy no son urgentes, con el tiempo, llegarán a serlo si no haces algo al respecto. Sin embargo, no querer salir del cuadrante «importante y urgente» hasta acabar con todas las cosas que están ahí, te estás negando la posibilidad de desactivar las «potenciales bombas».

Yo lo veo bastante lógico: cuando tienes tareas urgentes, es decir que tienen una fecha de vencimiento objetiva en las próximas horas, lo mejor es eliminarlas de tu lista lo antes posible para luego poder enfocarte en el resto de las tareas importantes y asegurarte que no vuelves a tener tareas urgentes.

Si eso falla es porque has aceptado demasiados compromisos a corto plazo y no debido al método de organizar tus tareas. Da igual si aplicas la matriz de Eisenhower o si sigues Getting Things Done, Take Back Your Life!, Manage Your Workday Now o cualquier otro método de productividad.

Eso sí, la matriz de Eisenhower no sirve para decidir qué hacer en cada momento, porque si haces tu trabajo bien, tendrás demasiadas acciones en la lista importante–no urgente para ser práctica.

Conclusión: la matriz de Eisenhower está basado en factores objetivos, pero no es recomendable utilizarla para decidir qué hacer en cada momento. No por las razones explicado en el artículo de Jero, sino porque la matriz divide las próximas acciones en sólo dos grupos enormes que hace imposible elegir con eficiencia.

La manera correcta de utilizar la matriz de Eisenhower es descartar todas las tareas en cuadrantes 3 y 4, evitar a todo precio la existencia de tareas en cuadrante 1 — y cuando las tienes, finalízalas lo antes posible — y organizar tus próximas acciones del cuadrante 2 por contexto, tiempo y energía.


  1. La tarea te acerca a tus objetivos o no. Y la fecha final objetiva es objetiva por definición. ↩︎

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.