Para ser efectivo, aprovecha tu tiempo y energía

Cruz Guijarro explica una manera de codificar el nivel de energía y el tiempo necesario para poder hacer una tarea que coincide bastante con lo que llevo usande desde hace mucho tiempo.

Una vez que te habitúas a trabajar por contexto, y buscando flexibilizar aún más esta forma de trabajar, se pueden definir 2 formas de trabajar por contexto:

Tiempo disponible: Las tareas que tenemos que realizar las dividimos en tareas de “mucho tiempo” o “poco tiempo”. Aquí no se trata de delimitar el tiempo exacto que vamos a tardar en realizar una acción porque no somos adivinos, pero si que dividamos entre tareas que sabemos que nos van a llevar mucho tiempo o poco tiempo, que es un criterio bastante sencillo y fácil de establecer.

Energía disponible: Dividimos las tareas en aquellas para las que necesitamos un alto nivel de energía o concentración, o un bajo nivel de energía. De esta manera podremos establecer cuales son las que vamos a necesitar más o menos energía para realizarla.

Y

Una vez definidos adecuadamente los contextos y subcontextos y eligiendo siempre previamente para hacer aquellas tareas que tienen fecha objetiva primero, habremos desarrollado un sistema que nos permite realizar de manera objetiva las mejores acciones en cada momento.

El tiempo y la energía son nada objetivos, pero es lo que mejor funciona para limitar el número de opciones cuando estás en un contexto con muchas acciones disponibles.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.