Efectividad personal como alternativa a las tareas más importantes

Jesús Serrano Ducar explica cómo ha dejado de planificar sus tareas por importancia y que ahora se organiza según los contextos, el tiempo disponible y su nivel de energía.

¿Qué calidad de trabajo vas a ofrecer si intentas hacer una próxima acción que te exige frescura mental con tus niveles de energía por los suelos? Se me ocurren tres respuestas:

  1. Gastas el doble de tiempo del que invertirías cuando estás fresco.
  2. La calidad del trabajo se aleja demasiado de la que debería.
  3. Ambas respuestas son correctas.

Efectivamente, no es buena idea hacer una acción complicada cuando estás baja en energía, aunque a veces es inevitable, por ejemplo porque hay acciones que no encajan en tu contexto, tiempo o energía, pero que vencen hoy.

Es curioso que mi proceso ha sido paradójicamente al revés del proceso de Jesús: después de muchos años aplicar estrictamente el método Getting Things Done — sin modificaciones, en los últimos años he empezado a utilizar una lista diaria con mis Tareas Más Importantes y con mucho éxito.

Mi lista de tareas clave me ayuda a evitar justo la situación descrita por Jesús. Siempre he tenido muchas dificultades elegir la mejor tarea sobre la marcha, pero cuando ya la tengo pre-seleccionada las cosas van mejor.

Creo que es un tema interesante e importante que merece más discusión. Tengo planificado publicar un artículo para explicar exactamente porque la lista de Tareas Más Importantes es una buena idea.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.