14 Consejos para desconectar de verdad del trabajo en las vacaciones

La mayoría de los pueblos españoles están abandonados durante el mes de agosto. Aparentemente, todo el mundo se ha retirado a la playa, a las montañas o incluso a países tropicales.

A primera vista, parece que somos un país que sabe desconectar, pero eso no es la verdad. Según una encuesta realizada por lastminute.com, el 66% de los españoles trabaja durante sus vacaciones, muy por encima de la media europea (58%). Además, según los datos obtenidos, en España el 63% de los trabajadores afirma que su jefe espera que esté disponible durante sus días de descanso.

Podemos concluir que la mayoría de las personas no desconectan de verdad durante sus vacaciones.

14 Consejos para desconectar de verdad del trabajo en las vacaciones

¿Es un problema si no desconecto?

Probablemente la mejor evidencia de los efectos de las vacaciones podemos encontrar en el Framingham Heart Study en que los científicos han trabajado durante años para entender lo que contribuye a nuestro bienestar. Más de 12.000 hombres que estaban en riesgo de enfermedades del corazón fueron seguidos durante nueve años para ver si había maneras de mejorar su longevidad. Entre las preguntas que se les pidió cada año había alguna relacionada las vacaciones.

“Cuanto más frecuentes sean las vacaciones, cuanto más tiempo los hombres vivían”, dice Karen Matthews, que analizó los datos para evaluar los beneficios de tomar vacaciones.

Aunque no existe una fórmula mágica para un tipo de vacaciones ideal, desde todos los ámbitos de la psicología se destacan los beneficios que el descanso y las vacaciones de verano, sean como sean, tienen para la salud mental.

En el post de hoy comparto catorce estrategias para conseguir un desconexión total y así recargar tus pilas a tope.

Y, por cierto, si estás en camino, te dejo una versión de audio de este artículo del blog, que puedes escuchar y descargar.

Consejos para desconectar de verdad

1. Toma como mínimo una semana

Según una encuesta de Randstad, necesitamos al menos una semana para olvidarnos de nuestra rutina laboral.

Obviamente, la calidad del descanso también es importante.

2. Adelanta, delega, automatiza o pospón tu trabajo antes de salir

Son las cuatro maneras de evitar tener que trabajar durante tus vacaciones.

Antes de salir, asegúrate de que todo está en orden y asigna una persona para asumir tus responsabilidades durante tu ausencia.

Obviamente, avisa a todos tus contactos de tus vacaciones y configura tu email para reenviarlo todo a la persona responsable.

3. Céntrate en el aquí y ahora

Date permiso para disfrutar de tu tiempo de ocio, centrándote en el aquí y ahora y viviendo lo que te está pasando en el momento presente con todos tus sentidos.

Cuando tus pensamientos se desvían al trabajo, toma nota y dirígelos a tu actividad actual.

4. Haz lo que te gusta hacer

Aprovecha tu viaje para hacer algunas de esas cosas que tanto te gustan y tan difícil te resulta a lo largo del año.

¿Tus compañeros de viaje han decidido ir a un museo y a ti se te ponen los pelos de punta solo de pensarlo? No tienes por qué seguirles. Atrévete a decir que no y haz lo que realmente te apetece hacer.

5. ¿Souvenirs? ¡No gracias!

Relajarte significa dejar tus preocupaciones y olvidarte — un poco — de las personas que has dejado en casa.

¿Te han pedido un recuerdo de tus vacaciones o crees que tus amigos esperan que les lleves algún recuerdo? Los imanes con el nombre de la ciudad o las postales han pasado de moda.

No gastes tu atención, tiempo y dinero en recuerdos que acabarán en un cajón cogiendo polvo hasta el próximo mercadillo de beneficencia.

6. Disminuye el uso de la tecnología

La tecnología y especialmente el móvil es un arma de doble fila.

Por un lado te ayuda a buscar el mejor restaurante de la zona o para compartir tu sonrisa con la familia, pero también estás a solo un clic del email de trabajo.

¿Por qué no tomas unas vacaciones de los dispositivos electrónicos? Realmente no los necesitas y verás que disfrutas más sin ellos.

Utiliza tu móvil sólo para buscar información necesaria para tus vacaciones y déjalo el resto del tiempo en tu habitación.

7. No eres imprescindible

Acuérdate de que nadie es imprescindible. Tus compañeros son muy competentes y perfectamente capaces de solucionar los problemas sin ti.

No es necesario revisar el correo constantemente ni escribir a compañeros ni jefes sobre si todo va bien, pueden sobrevivir sin nosotros.

8. Desactiva el email de trabajo

Cuando es inevitable utilizar el móvil durante tus vacaciones, elimina al menos la configuración del email de trabajo para no caer en la tentación.

Si necesitas mirar urgentemente algún email, tendrás que recurrir a un ordenador.

9. Cambia tus rutinas

Haz cosas nuevas, levántate más tarde, saborea las comidas, disfruta de los baños, de los helados, haz deporte, pasea, lee, aprende algo nuevo, y no estés dándole vueltas a aquello que tienes que hacer a la vuelta. Si estás así tu cuerpo se ha ido de vacaciones, pero tu mente no.

10. Busca una buena compañía

Rodéate de personas con las que compartas aficiones. Así tendrás temas en común para hablar y no pensarás en tus responsabilidades de trabajo.

11. Descansa adecuadamente

No te excedas pero tampoco reduzcas tus horas de sueño. No vuelvas de vacaciones más cansado de cómo te fuiste.

12. Planifica el regreso

Planifica tu regreso del viaje uno o dos días antes de comenzar a trabajar. Así tendrás tiempo suficiente para recuperar la rutina, organizarte y volver descansando al trabajo.

13. Captura tus ideas

Aunque sigues todos estos consejos, es inevitable pensar de vez en cuando en el trabajo. Porque justo cuando no estás tan enfocado en tus tareas es cuando tu cerebro saca toda su creatividad y te presenta con las ideas más brillantes.

La solución es fácil: captura la idea en una libreta. Luego, cuando vuelves a la oficina podrás procesar todas estas ideas fantásticas.

14. Sé valiente

Haz una prueba y desconéctate completamente. Aunque crees que no te lo puedes permitir, verás que es posible si te comprometas de verdad.

Si realmente tienes que trabajar, quédate en la oficina; si quieres recuperar la energía perdida durante el año, entonces vete de vacaciones y recupera tu bienestar.

En definitiva, saber disfrutar del ocio es imprescindible para rendir adecuadamente cuando retomas tus obligaciones.

¿Qué haces tu para desconectar de verdad?

Imagen Relax cortesía de Shutterstock

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.