¿Cómo disminuir al máximo los tiempos muertos?

Las personas de la nueva generación son obsesionadas con la optimización del tiempo. Ellos se han dado cuenta de que el recurso más importante no es el dinero sino el tiempo. El tiempo es capaz de generarnos dinero, el dinero no es capaz de generarnos tiempo (siempre tendremos 24 horas al día sin importar lo ricos que seamos). De manera que, cualquier situación que se preste para hacerlo, es susceptible de ser optimizada para aprovechar mejor este escaso recurso.

El manejo del tiempo es uno de los pilares fundamentales sobre el cual las personas de la nueva generación fundamentan su forma de vivir: Les gusta tener el mayor tiempo libre posible para poder desarrollar sus pasiones y hacer las cosas que de verdad disfrutan.

En este sitio tendremos innumerables posts sobre técnicas que utilizan los de la nueva generación para optimizar el tiempo. La primera técnica que abordaremos es cómo aprovechar el tiempo mientras nos dirigimos a nuestros lugares de trabajo o estudio.

En cualquier situación se puede aprovechar el tiempo

Muy seguramente nunca te habías puesto a pensar que el tiempo que pasamos transportándonos diariamente a nuestros lugares de trabajo o estudio puede ser optimizado. Hagamos unos cálculos sencillos:

Asumamos que trabajas en una oficina de lunes a viernes, y que todos los días te demoras 15 minutos en cada trayecto en carro. Quiere decir que gastas mínimo 30 minutos de tu día transportándote al trabajo y luego volviendo a tu casa.

A la semana: 2 horas y 30 minutos
Al mes: 10 horas
Al año: 120 horas.

¡5 días al año sólo en transporte al trabajo!

Cuando lo vemos en un sólo día parece algo insignificante, pero cuando agregamos las cifras podemos observar que el tiempo que utilizamos al año en trasporte es una cifra bastante considerable.

¿Qué pasaría si ese tiempo que es obligatoriamente destinado a transportarnos a nuestros lugares de trabajo o estudio pudiera ser aprovechado paralelamente en otra actividad a la cual le pudiéramos sacar un verdadero provecho?

Esto sí que es posible. Aunque me podría quedar haciendo una lista de varias actividades, quiero enfocarme en una sola: Se puede aprovechar este tiempo como tiempo de estudio o de lectura. ¿Leer mientras manejo un carro, pero cómo?

El poder de los audiolibros

En Latinoamérica no es muy común este producto, sin embargo, en Estados Unidos hay toda una industria multimillonaria en torno a éste. Este producto es la solución ideal para aprovechar el tiempo mientras nos estamos transportando a nuestra oficina. Ya no tendrás excusas para ignorar ese libro que siempre habías querido leer y que por "falta de tiempo" nunca lo habías hecho.

Obviamente no todos los libros ni todos los temas son prácticos para oírlos en lugar de leerlos, pero sí hay ciertos temas o campos que se ajustan a este producto:

  • Biografías y autobiografías.
  • Libros para aprender idiomas.
  • Novelas.
  • Historia.
  • Política y ciencias sociales.

Entre muchos otros…

Hace algunos meses me parecía un poco extraño este producto y creía que iba a ser imposible concentrarme en manejar mi carro y al mismo tiempo estar pendiente del audiolibro. Pero de verdad es posible y encontré que inclusive mi nivel de estrés al manejar disminuye porque estoy tan concentrado en el tema que no me importa cuando algún conductor comete alguna imprudencia. El último audiolibro que escuché fue Like a Virgin de Richard Branson.

Otra de las ventajas es que en internet puedes encontrar gran cantidad de audiolibros gratis (con autorización de los autores) y los que hay que pagar los venden desde $3 dólares.

Te recomiendo que ingreses a www.amazon.es y compruebes esta excelente técnica para aprovechar el tiempo, o directamente a su empresa de audiolibros www.audible.com

Te aseguro que disfrutarás mucho más el tiempo que pasas viajando a tu trabajo.

Imagen Audio libro cortesía de Shutterstock

Juan Esteban Bravo Álvarez

Obsesionado con ayudarle a entender a la gente que simple es mejor y que la simplicidad está subvalorada. Convencido de que el recurso más importante no es el dinero, es el tiempo. Con más tiempo se puede hacer más dinero, con más dinero no se puede hacer más tiempo.