Buenas prácticas para capturar

A veces somos improductivos por querer hacer demasiadas cosas a la vez. Cuando estás trabajando en una tarea y tienes una idea, sólo hay que apuntar lo mínimo para no olvidarlo y volver a la tarea actual. No es necesario apuntar la idea en tu lista de tareas con todos sus datos; una buena descripción, un proyecto, una fecha final, etc.

Cuando apuntas una tarea significa que has tenido una idea y has tomado una decisión al respecto. Una decisión que conlleva una acción. Por eso lo apuntas, para que no se te olvide hacer algo que ya has decidido. Sin embargo, cuando recopilas o capturas una idea lo único que haces es prestar atención a lo que roba tu atención para sacarlo inmediatamente de tu cabeza y que deje de hacerlo. Por eso es muy importante que desaprendas apuntar tareas para que puedas aprender a recopilar o capturar cosas.

Esto es sólo uno de los consejos de José Miguel Bolívar en este artículo.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.