Prepárate para el año nuevo (parte 2)

Si has seguido las instrucciones en el primer artículo, ahora tienes una buena idea de cómo ha sido el año 2013. Además, seguramente ya has descargado el calendario compacto para planificar los grandes eventos del año que viene. Ahora vamos a ver cuál es la mejor forma de planificar nuestros objetivos para el año nuevo.

Reflexionar

Empezamos con algunas preguntas para reflexionar:

  • ¿Qué éxito personal te gustaría poder celebrar este año?
  • ¿Qué has planeado para mejorar personalmente?
  • ¿Qué podrás hacer en 2014 para ser más feliz?
  • ¿Qué aspecto de tu personalidad te gustaría cambiar?
  • ¿Qué quieres aprender?
  • ¿Cuál será el riesgo más grande que deberás afrontar durante el año que viene?

Definir tus objetivos

Usando las respuestas a estas preguntas puedes empezar a fijar tus objetivos para el año 2014. Reserva 30 minutos en un entorno tranquilo y agradable sin distracciones (¡ni internet!) para elaborar tus objetivos. Primero coges una hoja en blanco y tu bolígrafo favorito. En la parte superior de la hoja apuntas: “Grandes cambios en 2014” y luego apuntas todos los grandes cambios que te gustaría implementar en tu vida y en tu trabajo durante el año nuevo.

Después de un cuarto de hora, seguramente notarás que ya no tienes más ideas. No importa, porque ya tienes demasiados cambios para poder implementarlos todo en solo un año. Es hora de hacer una selección, seguramente la parte más difícil de este proceso. De todos los cambios que has apuntado, sólo puedes enfocarte en tres de ellos. Hay que elegir los tres objetivos más importantes de esta lista. Además, hay que asegurarte que no todos son objetivos profesionales o todos personales. Busca la diversidad.

Perfecto, ya tienes tus tres objetivos, aunque seguramente están poco definidos. Ahora, en una hoja de papel nueva vuelves a apuntar estos tres objetivos, pero esta vez definidos siguiendo los criterios de un objetivo SMART. Busca un sitio visible para guardar este documento, porque será tu guía para el año nuevo.

Asegurar la implementación

Igual que la declaración de la misión de muchas empresas, que sólo es visible como un cuadro en la recepción y no ha cambiado nada en la empresa, hay una gran diferencia entre tener definidos tus objetivos para 2014 y realmente lograr estos objetivos. Para asegurar la implementación de tus cambios deseados necesitas un plan. Ya sabes dónde quieres estar al final del año, entonces, ¿cuál es la ruta para llegar allí?

Hay que desglosar los objetivos grandes para el año nuevo en partes más pequeñas. ¿Qué harás concretamente en enero para avanzar hacia tus objetivos? ¿Y en febrero? Lo mejor es definir al principio del año tres mini-objetivos para cada mes, que todos juntos marcan el camino hacia tus objetivos grandes:

  • Enero
    • Objetivo 1
    • Objetivo 2
    • Objetivo 3
  • Febrero
    • Objetivo 1
    • Objetivo 2
    • Objetivo 3
  • Marzo
    • Objetivo 1
    • Objetivo 2
    • Objetivo 3
  • Etc.

La mejor manera de crear este plan es utilizando la plantilla del Canasto:

Luego al principio del mes—esto ya puedes hacerlo para enero—hay que hacer lo mismo en nivel semanal. Para asegurar que consigues tus tres objetivos del mes tendrás de desglosarlos por semana. ¿Qué parte harás en la primera semana? ¿Y en la segunda semana?:

  • ENERO
    • Objetivo 1
    • Objetivo 2
    • Objetivo 3
    • Semana 1
      • Objetivo 1
      • Objetivo 2
      • Objetivo 3
    • Semana 2
      • Objetivo 1
      • Objetivo 2
      • Objetivo 3
    • Semana 3
      • Objetivo 1
      • Objetivo 2
      • Objetivo 3
    • Semana 4
      • Objetivo 1
      • Objetivo 2
      • Objetivo 3

Al final de cada mes hay que repetir este proceso para el mes siguiente. Al final del mes de enero podrás planificar los objetivos para las semanas de febrero. Lo importante es empezar cada mes con un plan.

También para eso hay una plantilla que puedes rellenar cada mes:

Finalmente, también necesitas un plan para la semana. Ya has definido tus tres objetivos para la semana, pero hay que desglosarlos por día. Los objetivos para la semana forman la base para la elección de las tres Tareas Más Importantes de cada día.

Verás que aplicando esta estrategia tendrás más probabilidades de realmente conseguir tus objetivos y hacer que el año 2014 será mejor que al año pasado.

El secreto para avanzar es comenzar. Y el secreto para comenzar es dividir las tareas abrumadoramente grandes en tareas pequeñas y manejables, y abordar la primera.
— Mark Twain

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.