Mis experiencias en el ‘Día de Acción’

El Día de Acción fue un experimento en El Canasto el día 31 de mayo. La idea detrás de este experimento era que los participantes publicaban cada hora un breve comentario explicando qué habían hecho durante la última hora y qué tenían pensado hacer en la siguiente.

Mi productividad

Aunque estoy acostumbrado a planificar mi día y hacer una breve evaluación al final de cada día, nunca lo he hecho cada hora. La verdad es que me ha gustado parar cada hora para hacer esta breve reflexión, aunque no creo que esto haya afectado a mi productividad.

Aunque cada hora tenía un recordatorio programado, me ha costado bastante publicar las actualizaciones de forma puntual. A veces estaba en medio de una tarea compleja y otras horas estaba fuera del despacho. Si no hubiese sido el iniciador del día, no habría publicado tantas actualizaciones.

La productividad de los seguidores

En la versión original, propuesta por Stever Robbins, los participantes hacen el check-in mediante una llamada en grupo, pero yo lo he cambiado a comentarios en el post de El Canasto. Este cambio ha eliminado la inmediatez y la obligación de participar. Si ya fue complicado para mí mantener la frecuencia, para los demás participantes fue aún más difícil. Si realmente quiero utilizar este método en un equipo de trabajo, debería ser mediante llamadas para asegurar que todos participan.

No obstante, aunque creo en los beneficios de compartir la planificación con terceros, hacer una llamada cada hora es demasiado. Creo más en una frecuencia diaria, como las reuniones scrum, o mediante herramientas tipo iDoneThis.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.