Como desencallar esa tarea que se te resiste

¿Tienes la sensación que estas encallado?, ¿no consigues progresar, estás delante de un problema o tarea que crees irresoluble? Has preguntado, has buscado información, pero no hay manera, nadie da con la solución o con alguna pista para desencallarte.

El resto de tus tareas van fluyendo, pero una se resiste de sobremanera, de tal modo que cada día que pasa estás mas agobiado, tu productividad empieza a resentirse, todo por culpa de esta tarea a la que no consigues dar salida y que va saltando de un día a otro dentro de tu planificación.

Puede ser que estés delante de un bloqueo productivo, el cual, puede existir, pero con este tema llevas ya demasiados días como para achacarlo a un bloqueo, así que delante de esta situación, ¿como es recomendable proceder?.

Te recomiendo llevar a cabo un pequeño ‘checklist’ de tres puntos que te puede ayudar a encontrar el origen del problema, y con éste detectado, podrás ponerle remedio y desencallarte.

¿Tienes claro el objetivo?

Si no sabes donde quieres ir, mucho menos sabrás como llegar. La mayoría de las veces la causa del atasco es debido a una mala formulación del objetivo. ¿Es concreto, realista y alcanzable?. Valida que el objetivo esté bien definido, que no sea demasiado etéreo: la acción debe de ser clara, expresada con lenguaje también claro y evitando verbos poco concretos. Puede ser también que sea demasiado ambicioso, en este caso, divídelo en micro objetivos, te lo harán mas cercano y el hecho de ir cumpliéndolos te motivará a seguir hasta el destino final.

Averigua que te detiene, ¿es una tarea en la que no estas cómodo?

¿requiere de creatividad, es monótona, te falta información/formación?. Debes de ser honesto contigo mismo a la hora de hacer esta valoración, así si detectas lo que te frena podrás buscar una solución. Lo que acostumbra a funcionar es pedir ayuda, si tu no eres hábil en esta tarea, pide a alguien que si lo sea para que te ayude. Puede ser que te la hayan encargado, en este caso también puedes hablar con tu jefe y ser sincero (esto también es pedir ayuda), si sabes lo que te frena, podréis redefinir, esto siempre es mejor que tener la tarea encallada y acabarla haciendo de cualquier manera.

¿Tienes un buen plan de acción?

Seguramente ya tenias un plan de acción sobre esta tarea, pues este requiere revisión y sobretodo refuerzo. Ha quedado demostrado que no es una tarea fácil, y el plan de acción que te habías marcado ha resultado insuficiente, así pues diseña un plan de acción específico. Ponte un plan con metas y recompensas frecuentes, así evitarás volver a caer en el desánimo.

Como ni escogemos ni seleccionamos las tareas que caen en nuestra bandeja de entrada, es lógico que algunas nos cuesten mas que otras. Ya verás como revisando estos tres puntos serás capaz de diagnosticar perfectamente la razón por la que una tarea es mas ‘pesada’ que las otras, y con esto no tardarás en resolverla.

Imagen Making a list cortesía de Angela