Planifica la pérdida de tiempo

Seguramente no tienes acciones como Hacer una hora de zapping en la televisión, Jugar Angry Birds, Pasear por el parque, Discutir sobre partido de fútbol de ayer o Cotillear con Maria en la lista acciones. Es lógico, porque no son cosas productivas y no pertenecen en tu sistema de productividad personal, ¿verdad?

No obstante, cada día dedicas tiempo a este tipo de actividades. No creo que estas actividades perjudiquen la productividad, porque es importante relacionarte con tus compañeros, descansar en el sofá por la noche y pasártelo bien. Son actividades que habitualmente vemos como improductivas, pero ¿realmente es así?

Cada día necesitamos tiempo para desconectar del trabajo, para relajarnos y para relacionarnos. Con la dosis adecuada, pueden ser actividades productivas. Entonces, ¿hay que planificar estas actividades en la lista de tareas o el calendario?

No todo lo que hacemos está en la lista de tareas, específicamente las rutinas, los imprevistos y el tiempo libre. Cuando es muy obvio qué hay que hacer, no es necesario planificarlo. Lo único que hay que hacer es asegurarnos de tener suficiente tiempo para las tareas no-planificadas.

Si trabajamos ocho horas al día, no podemos llenar el calendario hasta el último minuto con reuniones y tareas. Necesitamos espacio libre en el calendario, porque siempre hay imprevistos, siempre perdemos un poco de tiempo y siempre necesitamos algunos momentos para desconectar y descansar.

Cuando la suma del trabajo que tenemos planificado se acerca al tiempo disponible, tendremos un problema. Si, al final del día, aún quedan tareas que vencen este mismo día, no hemos planificado bien. Seguramente hemos sido demasiado optimista y no hemos tenido en cuenta los momento improductivos.

En tu vida, ¿hay espacio para perder el tiempo?