Cómo despertarte a la hora

Un famoso refrán holandés dice que “Un buen comienzo es medio trabajo hecho”. Lo que haces durante la primera hora del día determina el éxito de todo el día. Si eres capaz de empezar el día con un buen ritmo de trabajo, verás que podrás mantener este impulso durante casi todo el día. Este principio es la base de mi servicio El Impulso de la Mañana.

Para poder empezar tu rutina de la mañana, tendrás que finalizar la tarea más difícil del día: despertarte. Tu planificación del día no vale nada si se te han pegado las sábanas. Una vez que empiezas a correr, llegarás tarde a todos los sitios. Hay algunas cosas que puedes hacer para despertarte a la hora:

  • Busca ritmo: Si cada día—¡incluso los fines de semana!—te despiertas a la misma hora, al final te acostumbrarás. Si mantienes un ritmo estricto durante bastante tiempo es incluso posible que ya no necesites ningún despertador.
  • Pon dos despertadores: Esto es el método que yo uso. Mi primera alarma es la radio. Mientras escucho la música, me despierto poco a poco. Cuando, un cuarto de hora más tarde, suena la segunda alarma, ya estoy bastante consciente y sé que ha llegado la hora de levantarme. Si esto no es suficiente, puedes optar por colocar la segunda alarma al otro lado de la habitación, para obligarte a levantarte si quieres apagar esta alarma.
  • Enciende las luces o abre las cortinas: Luz—preferiblemente natural—es el mejor estímulo para despertar nuestro cerebro. Existen despertadores especiales que emiten luz en lugar de emitir sonido, pero también puedes simplemente hacerlo a mano.

Si algún día te despiertas demasiado tarde, puedes tomar algunas provisiones para disminuir los daños:

  • Prepara todo el día anterior: no solo si se te han pegado las sábanas es útil preparar el material necesario. La noche anterior ya puedes prepararte un bocadillo para desayunar. También ya puedes preparar la ropa y las cosas que tienes que llevar a la oficina.
  • Todo en su sitio: Asegúrate siempre de guardar tus llaves, la cartera, el móvil, etc. en el mismo sitio, para no tener que buscarlas antes de salir de casa.
  • Sigue cada día la misma rutina: si siempre haces las cosas en el mismo orden, no solo podrás hacerlas más rápidas, pero además podrás hacerlo sin pensar.

Cada persona tiene su propio método paga agilizar la primera hora del día. Estoy muy interesado en leer vuestros consejos y trucos en los comentarios.

Para los lectores que crean que tienen más problemas que los demás al despertarse, siempre hay alguien que está en peores condiciones:

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.