¿También piensas en el trabajo cuando no toca?

Nunca he oido quejas de alguien que en la oficina piensa demasiado en casa. Muchas veces es al revés: estás intentando relajarte en casa pero aún estás pensando en el trabajo.

¿Cómo puedes evitarlo?

Si estoy sentado al sofá de casa no tengo ganas de pensar en mi trabajo. Por el contrario, quiero mirar la televisión, tomar una cerveza, hablar con mi esposa, escribir un tweet o leer un libro. No quiere decir que nunca trabajo desde casa; es solo que no pienso continuamente en mi trabajo; solo lo hago cuando elijo hacerlo.

¿Pero por qué piensas en la llamada con el cliente si te estás duchando? O si estás andando por las montañas, ¿por qué te sientes culpable sobre este correo que has olvidado de enviar? ¿Por qué es tan difícil desconectar?

El problema es relajarte

En el momento en que te relajas, tu subconsciente tiene la posibilidad de interrumpirte con todo tipo de pensamientos. Mientras estabas ocupado en la oficina no había tiempo para hacerlo, pero ¡ahora sí!

Si vives una vida muy tranquila no hay problema de dejar tu subconsciente al mando, porque es perfectamente capaz de gestionar hasta siete tareas simultáneas. Pero la mayoría de nosotros tenemos mucho más que siete tareas y tu subconsciente ya no logra atenderte a las cosas pendientes, porque todo el día estás trabajando en otras cosas. En el instante que te relajas un momento, tu subconsciente vuelve a tomar el control y te recuerda algunas cosas pendientes.

La mejor manera de evitarlo es gestionar todo lo que tienes que hacer en un sistema 100% fiable. Cuando tu subconsciente confía en el nuevo sistema, éste deja de interrumpirte. Mira por ejemplo en las citas en tu agenda: hay muy poca gente que no puede dormir porque tienen miedo de olvidar una cita. Si consultas el calendario frecuentemente tu subconsciente confía en este sistema externo.

También puedes crear un sistema externo para tareas, ideas y cosas para hacer en el que puedes confiar. Crear este sistema requiere un esfuerzo pero el resultado vale la pena: una cabeza vacía y la capacidad de relajarte y trabajar con todo tu creatividad enfocada en solo una tarea.

¿Cómo hacerlo?

  1. Lleva siempre un bloc de notas contigo para apuntar cualquier pensamiento y tarea en el instante que tienes la idea. Las notas forman el principio de un sistema de confianza externa. En la mesa de trabajo siempre tengo papel a mano y fuera de casa y oficina uso mi iPhone para capturara ideas.
  2. Instala dos bandejas de entrada (una a casa y una en la oficina) para recopilar todas tus notas y otros papeles sueltos. Si tienes un sitio fijo para tus notas no tendrás que buscarlas por toda la oficina y más tarde puedes procesarlas con más rapidez.
  3. Desarrolla el hábito de procesar la bandeja de entrada. Procesa por ejemplo cada mañana la bandeja de entrada en casa; si hay alguna cosa para la oficina puedes llevarlo directamente.

Una vez que has montado un sistema para gestionar ideas y acciones debes tener paciencia. La confianza es algo que se gana con el tiempo. Tu subconsciente solo deja de alertarte sobre tus tareas si realmente puede estar segura de que una vez que has apuntado una idea vas a procesarlo y finalmente a hacerlo. Sin excepciones.

Solo entonces dejas de preocuparte por temas de trabajo mientras quieres relajarte.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.