Entrevista: evitar las distracciones de internet

Internet es una parte esencial del trabajo diario de los trabajadores de conocimiento. Dependemos de internet para comunicarnos (correo) y para buscar información esencial. Algunos trabajadores incluso mantienen su calendario, su lista de tareas y sus contactos en internet.

Internet también da diversión. Podemos chatear con nuestros amigos, colgar fotos de las vacaciones en Facebook y leer mucha información simplemente porque es interesante.

Para muchos es difícil separar estas dos funciones de internet, y por eso he pedido ayuda a los expertos de productividad.

Internet puede mejorar la productividad, pero también puede ser una distracción. ¿Cómo obtener los beneficios, evitando al mismo tiempo las desventajas?

Siendo conscientes de lo que hacemos en el sentido de saber cuánto tiempo le estamos dedicando y haciéndolo porque queremos hacerlo, por alguna finalidad, no simplemente porque nos dejamos llevar. Si estás en internet para trabajar tus redes sociales, tu marca personal, estar informado sobre temas que te interesan, etc. está muy bien. Si lo haces para procrastinar, al menos debes ser consciente de ello.
JM Bolivar de Optima Infinito

Si trabajas desde tu calendario y tus listas de Próximas Acciones tendrás menos problemas de saber qué estás haciendo y a dónde quieres ir. Si, por el contrario, siempre haces  primero lo que encuentras en tu mesa, corres más riesgo de perderte en internet.

Fácil. Utiliza la extensión LeechBlock para Firefox y dedícale sólo 10 minutos a las páginas a las que en realidad no deberías dedicarles más tiempo. Gmail, Facebook, tus blogs, etc.
Ismael Valladolid Torres de La Media Hostia

Si realmente tienes problemas de autodisciplina cuando estás conectado en internet, hay estos tipos de herramientas técnicas que pueden ayudarte.

Lo fundamental es ponerse límites. Antes de sentarse a navegar, pregúntate cuál es tu objetivo. Si hace falta, escríbelo en un papel que tengas a mano, o en la agenda. Síguelo y una vez terminado deja el navegador, si es posible deja incluso el ordenador. En momentos puntuales puede ser una buena cosa navegar sin rumbo y dejarse sorprender por la web, pero ni siquiera como diversión debería ser lo habitual.
Miguel de Luis de Sabiduría y Vida

Me gusta el idea de apuntar el objetivo y mantenerlo visible mientras estás navegando por internet.

Todo pasa por ser analítico y autocrítico con lo que uno hace y cómo lo hace. Da igual si estás online u offline, si no evalúas cómo haces las cosas y dónde inviertes tu energía y tiempo, vivirás en una permanente insatisfacción llamada ‘desorganización’.
Alberto Pena de ThinkWasabi

¿Cuándo ha sido la última vez que has analizado lo que estás haciendo? Puede ser algo para incorporar en tu revisión diaria o en el repaso semanal.

Es bien difícil. La verdad, creo que el éxito está en el enfoque y la simplicidad, es decir, ser capaz de seguir una rutina con disciplina para no distraerse en otras cosas en la Internet y utilizar las herramientas mínimas necesarias que han probado funcionar, sin estar probando y probando nuevo software. Lo importante es que las cosas se hagan, no tanto el sistema que se utilice.
Esta pregunta es muy buena pues siempre he creído que eso es lo más difícil de trabajar con un ordenador y el Internet… el mundo entero está al alcance de un click, sea placer o trabajo y la única forma de sacar provecho sin volverse improductivo es la auto-disciplina.
Javier Ferrand de Vida en Orden

Parece que nuestros expertos están bastante de acuerdo sobre la necesidad de la autodisciplina.

Trata Internet como un aspecto más de tu día a día. Identifica cuales son tus bandejas de entrada: además del correo, también son bandejas de entrada las redes sociales (twitter, facebook, etc), los blogs y noticias… Dedica bloques de tiempo determinados a procesar esas bandejas de entrada. Utiliza un registro de tangentes cuando quieras consultar algo que no tenga nada que ver con lo que estás haciendo. Y si la tentación te vence, no tengas miedo a cerrar la conexión durante un rato y trabajar con copias locales de la información; Internet estará esperando cuando acabes esa próxima acción.
Dani de Du Tudú

Muy poca gente es consciente de cuántas bandejas de entrada realmente tiene: e-mail, feeds, twitter, facebook, LinkedIn,… Cuando te das cuenta que tienes que procesar cada cosa en cada bandeja de entrada queda muy claro que hay que limitar en número de bandejas de entrada y los mensajes en cada bandeja de entrada.

Internet es una gran fuente de recursos profesionales y también una fuente de actividades placenteras que deben incluirse adecuadamente en la planificación general.

Las tareas importantes y urgentes hay que dedicarle más tiempo de forma gradual, y en la secuencia de planificación hay que incluir también espacio para otras actividades reforzadoras.

Por ejemplo, imaginemos que tengo que presentar un proyecto formativo para una administración que me puede llevar unas 10 horas de trabajo, pero lo que realmente me apetece hacer ahora mismo es tuitear, facebookear, etc.

Puedo empezar dedicando 5 minutos al proyecto, y luego descansar para tuitear unos 5 minutos; luego 10 minutos de trabajo, y otros 5 de microblogging; más tarde 15 minutos al proyecto y 5 a revisar el correo; etc. Al final del día iré notando que voy dedicando más tiempo gradualmente a trabajar y sin tanto esfuerzo o disgusto.

El lema podría ser ‘No te prohibas nada, alterna las tareas con los placeres’ ;-)

El plan puede variar en función del proyecto de que se trate, de los hábitos de la persona, de la situación y del día, etc.
Yoriento

Usar  internet como premio para tareas finalizadas es una de las técnicas para combatir la procrastinación.

Creo que algunas de mis percepciones podrían ser de ayuda en este tema:

Inicia y termina el día Offline.
El mejor consejo que se puede dar es comenzar y terminar el día offline, una variación al consejo de lifedev “[Never check your email first or last][11]”. Hay que procurar, también, evitar el correo electrónico; si no hay ninguna razón de peso que requiera estar online, ese tiempo te dará la oportunidad de terminar una gran cantidad de trabajo o preparar el día siguiente. Si te es posible, desconecta el cable de red y apaga la conexión al WiFi.

[11]: http://lifedev.net/2006/08/never-check-your-email-first-or-last/

Utiliza tu contexto
Hay que discernir si el trabajo que vamos a realizar pertenece al contexto ‘Computadora’ o al contexto ‘En línea’. Cualquier tarea que no requiera de Internet estará mejor hecha sin conexión a ella.

Investigación
Trabajo en una institución de educación superior y el ‘lugar común’ de una parte de mis compañeros es que necesitan efectuar búsquedas de información para completar su trabajo. El hecho es que la mayoría de estas búsquedas terminan en un seguimiento de los links más atractivos, relegando el motivo de la búsqueda al último lugar. Derivado de los contextos, continuamente sugiero a mis compañeros elaborar una lista de ítems a investigar, con resultados claros de lo que se está buscando, es distinto anotar: ‘James Joyce’, con más de 8,700,000 resultados en Google, a ‘crisis de identidad genérica James Joyce’, con un manejable número de 2,170 resultados. Sin olvidos, sin desviaciones, afinando lo más posible el resultado deseado es posible maximizar el uso del tiempo en línea.

Correo electrónico
Regularmente mi bandeja de entrada, al iniciar mi tiempo de conexión, alberga entre 150 y 200 correos electrónicos; si cada correo electrónico requiere de 30 segundos de atención, estaría dedicando entre una hora y una hora cuarenta minutos al correo electrónico. Considerando que para muchos el tiempo es muy valioso, además de limitado, esto no es aceptable.
Por tanto, aunque no seas usuario de Mac, recomiendo leer la serie de artículos (en inglés) publicados por Merlin Mann, en 43Folders.com, titulados ‘Inbox Zero’. Adapta sus recomendaciones a tus necesidades y establécelas como mejores prácticas en tu trabajo, verás como tu productividad mejora.
Miguel Ángel León Fabela de Cosas por Hacer

Según la encuesta en El Canasto, 65% de las personas empiezan el día leyendo el correo, mientras solo 13% empiezan directamente a trabajar.

Otra vez quiero dar las gracias a los expertos que han tomado el tiempo para contestar esta pregunta.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.