Sigue el camino más largo para mejores resultados

Supongo que la creatividad es una parte esencial de tu trabajo, aunque puede ser que no uses esa palabra. Buscando una solución para un problema difícil, planificar un proyecto, preparar una presentación y escribir un artículo son sin excepción tareas que requieren una buena dosis de creatividad.

Y como la creatividad es tan importante, la pregunta es ¿cómo podemos incrementar la eficacia de nuestra creatividad? Aunque parece contranatural, si hablamos de la creatividad el camino más corto es normalmente el más largo.

La ruta directa no funciona en procesos creativos. No puedes escribir un artículo de calidad en una vez, pero si mientras estás pensando en las grandes líneas del artículo ya apuntas fragmentos de texto sueltos veras como incrementa la calidad.

Si siempre caminas en una línea recta de A hacia B, tendrás siempre el mismo resultado previsible. Pero en este caso estamos buscando ideas nuevas, nuevos puntos de vista, nuevas posibilidades y combinaciones inesperadas. La creatividad tiene muchas sorpresas y no sabes con antelación cual será la mejor ruta para ir de A a B. ¿Entonces cómo puedes asegurarte que vas a llegar al final?

Primero necesitas más opciones

La primera trampa que encontramos es que nos basta con pocas opciones. Si alguien tiene una solución para nuestro problema ya estamos contentos. Hasta que averiguamos que la competencia ha tomado más tiempo para pensar y han encontrado una mejor solución para el mismo problema. Incluso con menos gastos y una mejor calidad. Entonces ya no somos tan contentos.

El primer paso en la creatividad es tener el máximo número de opciones posibles. Puedes hacer una lluvia de ideas con un grupo o también puedes hacerlo solo. Algunas ideas para crear más opciones son:

  • Crea una lista con cuarenta ideas en menos de diez minutos;
  • Haz un mapa mental con todos tus pensamientos relacionados con el asunto;
  • Apunta cuarenta palabras relacionadas con el asunto. Esta lista no te ayudará mucho, pero crearla arranca el proceso de pensar.

Este primero paso se llama divergencia; la recopilación de muchas posibilidades diferentes.

Incubar

Si tienes más ideas de las que necesitas es útil dejarlas durante un tiempo. Trabaja en otras cosas, duerme una noche o das un paseo.

Yo por ejemplo tengo una carpeta en mi ordenador con unas treinta ideas de artículos para El Canasto. He llamado esta carpeta Jardín de Ideas porque veo cada idea como una semilla que si la cuido bien se puede convertir en un artículo.

Después: Convergencia

Si has tomado distancia durante un tiempo llega el próximo paso. Ahora debes mirar a todas las posibilidades, evaluarlas y priorizarlas. Puede ser que tienes una idea brillante en que puedes empezar a trabajar, o puede ser que debes volver a la fase de divergencia para generar más ideas porque aun no has encontrado la idea perfecta.

Oscilar

Un buen proceso creativo oscila entra la divergencia y la convergencia.

El reto más grande es dejar de analizar las opciones durante la divergencia, porque para el flujo de ideas. Si dejas que intervenga el pensamiento crítico durante la generación de ideas el resultado seguramente será poco creativo. Si tienes ideas nuevas durante la convergencia no hay problema: simplemente apuntas esas ideas.

¿Qué hacer con tu creatividad?

Hay muchas cosas que puedes hacer con tu creatividad. Por ejemplo puedes dejar un comentario en este artículo con tu método favorito de generar ideas nuevas.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.