Como imitar una biblioteca sin preocupaciones

Todos prestamos cosas a otros. Un libro, un CD, una olla o el coche. ¿No sería fantástico si esa gente te devuelve los artículos después de usar? Pero la gente es muy olvidadiza…

Me ha pasado varias veces que no me recordaba a quien había dejado un libro o incluso que no me recordaba haber prestado el libro. De este modo puede ser que nunca más verás tus cosas.

¿Por qué prestas cosas?

Es una pena porque no prestas cosas porque no las quieres; las prestas porque tienen mucho valor y quieres compartirlas.

La solución de un friki es construir un archivo completo. Construyen una base de datos con todos sus libros, CDs, ollas y coches. Entonces pueden registrar quien ha prestado cada artículo, y si realmente lo tienen montado a la perfección han pegado un código de barras en cada libro y CD. Si no tienes ambiciones de trabajar como bibliotecario, eso no es solución para ti.

La carpeta de prestados

En lugar de todo eso también puedes usar una carpeta, o incluso una caja o un cajón.

Si alguien se lleva un artículo tuyo, apuntes el nombre, el artículo y la fecha en el primero trozo de papel vacía que encuentras. Luego guardes ese papelito en la carpeta. Eso es todo. En 30 segundos te has asegurado que no vas a olvidar quien ha prestado el artículo.

Devolver

El momento que vuelves a tener el articulo en posesión sacas el papelito de la carpeta y lo tiras a la basura.

Buscar

Si estás buscando más que diez minutos por un libro, CD, olla o coche, te recuerdas que podría ser que lo has prestado a alguien. Solo tienes que abrir la carpeta para saber dónde tienes que buscarlo o a quién tendrás que llamar.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.