Una copa de vino de 3 horas con Tim Ferriss

Tim Ferriss firmando libro

Tim Ferriss firmando libro

Resulta un poco extraño que no hubiese escuchado hablar de Tim Ferriss muchísimo antes, sobre todo dado el tipo de libros que me ha dado por leer, pero la semana pasada un amigo me recomendó asistir a este evento de 4HWW en Madrid y poco después nuestros amigos de El Canasto lo publicaron igualmente.

Pues incluso sin haber leído el libro completamente, he de decir que me ha sorprendido gratamente el mensaje de Tim, no solo por el contenido, sino por la forma y el contexto. Resulta que ha pasado la mayor parte de su vida trabajando cerca del Silicon Valley relacionado con tecnología y ha visto la evolución de empresas como Google, Apple y Microsoft entre otras. Conoce los pros y contras de la gestión del tiempo y los recursos como para plantear lo que, para mí, me ha parecido uno de los detalles más importantes de su presentación:

¿Cuánto vale un dólar? ¿Cuál es su valor? Si puedes comprar una manzana con él, su valor es claramente una manzana, sin embargo, si no tienes tiempo para ir a comprar la manzana el dólar pasa a valer absolutamente nada, pierde su valor. Pero si aun teniendo el tiempo de comprar la manzana con el dólar, no prestas la atención suficiente a la manzana, esta pierde su valor, y por tanto también lo hace el dólar.

Qué cantidad de verdades en tan sólo unos segundos de conversación. Pero bueno, lo que os venia a contar no era únicamente quien es Tim Ferriss o que propone, para eso podéis echarle un vistazo a su libro The 4 Hour Work Week, que además está traducido al perfecto castellano, sino más bien como se ha desarrollado la experiencia de su ‘proximidad’ en Madrid.

He de decir que lo que más me atraía de esta experiencia de verle de cerca no era charlar sobre sus teorías, sino más bien ver como el ‘continente’ de las ideas se comportaba, y su forma de actuar, ver si era consecuente con sus propuestas. Me ha quedado muy claro que es una persona muy segura de sí misma y de sus ideas, que tiene muy claro el objetivo final de la vida (simplemente vivir, de la mejor manera posible, pero haciendo lo que te gusta) y como no desea desperdiciarla. Y por otro lado, tenía mucha curiosidad por ver qué tipo de personas se presentaban al evento; ya sabéis el título del libro suena al típico libro de auto-ayuda que cuando lo compras lo presentas con la cubierta hacia abajo ante el dependiente que te cobra.

La ubicación del evento era el adinerado barrio de Arturo Soria, en Madrid, donde hablar de ‘Lifestyle Design’ desde luego no desencajaba. En una terraza al aire libre, con unos cómodos sofás en el suelo, alrededor de unas 100 personas hablaban tranquilamente conociéndose unos a otros. Personas de todas las edades, con mayor cantidad de chicos que chicas, y de diversas procedencias europeas: casi todos residían en España (por lo del sol, la comida y el buen vivir, digo yo) pero procedían de países como Inglaterra, Francia, Bélgica, Alemania e Islandia. Y todo lo que la diversidad aportaba en torno a las culturas se perdía en la monotonía de las startups y business owners, tareas a la que la mayoría de los asistentes dedicaba su tiempo ‘empresarial’.

Evento 4HWW en Madrid

Evento 4HWW en Madrid

Como buen anfitrión, de los que quedan pocos, Tim se dedico a conocer personalmente a cada uno de los asistentes, saludándoles cara a cara y conociendo tanto los nombres como un poco del trasfondo de cada persona. Una vez finalizada la ronda, que llevo un buen rato a Tim y para el resto de los asistentes sirvió de icebreaker, una interesante charla sobre el objetivo del libro y lo que pretendía conseguir precedió a una interesante ronda de preguntas que se continuó también fuera de los micrófonos durante más de hora y media.

Otro de mis intereses personales, y que seguro interesan a los lectores habituales de El Canasto, era el proceso de integración de GTD dentro del plan de 4HWW y por supuesto, ni corto ni perezoso, me presente ante Tim para hacerle exactamente esa pregunta. Su respuesta, muy honesta, se puede resumir en lo siguiente:

Uno de los principios de Allen es el de determinar y focalizar las tareas que hemos de finalizar y ordenarlas para poder aumentar la eficacia eliminando los open loops de forma que todo el proceso mental se centre en la resolución del problema. Sin embargo, el aumento de la productividad y la eficacia conlleva una liberación de tiempo que si no es gestionada de la manera correcta se suele reutilizar en seguir aplicando GTD y por tanto siendo aún más eficaz y consumiendo el tiempo que se libera únicamente para aumentar la productividad. Por mi parte, en 4HWW se libera el tiempo para disfrutar de él con un plan de objetivos definidos en la ‘Dream Line’ que nos permite determinar cómo gastar nuestro tiempo. Personalmente, me centraría en leer primero 4HWW y una vez gestionamos que hacer con el tiempo libre, me dedicaría a aplicar GTD para poder disponer de más cantidad de tiempo aumentando mi eficacia, pero nunca al revés.

Sencillamente una respuesta genial, y no solo porque recomiende su libro, sino porque responde a unas de las muchas cuestiones que Allen y los demás evocadores de Getting Things Done advierten: ¿Para qué necesitas ser más productivo? Una vez que entras en el bucle de la productividad, se te va a exigir más y más cada vez, y no sólo los demás, sino también tu mismo.

Tim Ferriss en Madrid

Tim Ferriss en Madrid

Ha sido todo un placer asistir a este evento y conocer a Tim, espero que os haya interesado el pequeño review y os recomiendo encarecidamente leer su libro (personalmente lo he comprado hoy mismo, así no tengo que seguir leyendo su blog), además me gustaría dar las gracias a Jeroen Sangers por ofrecer la posibilidad de realizar este GuestPost, todo un honor que no podía rechazar. Gracias.

Miguel Jiménez

Miguel Jiménez es UX Advisor y acaba de comenzar su propio proyecto empresarial en torno al mundo del diseño de interacción, la experiencia de usuario y los factores humanos aplicados al desarrollo de software, productos e imagen de marca. Tras más de nueve años en el sector del desarrollo del software, el cambio hacia el autoempleo ha derivado en necesidades de definición de objetivos, estilo de vida y gestión de las tareas que desembocan en el uso de herramientas de productividad personal como canalizadores del esfuerzo en el negocio.