El gestor de tareas perfecto

Un gestor de tareas es como un zapato: desde lejos son muy parecidos, pero si no cabe perfectamente te duelen los pies. Elegir un gestor de tareas es algo muy personal: lo que funcione para una persona puede resultar imposible de usar para otra persona.

No es por nada que existen tantas programas y plantillas para imprimir, pero desafortunadamente no todos los gestores de tareas son aptos para GTD. Kelly Forrister ha publicado una lista de funciones y propiedades de un buen gestor de tareas:

  • Ordenar listas por contexto;
  • La posibilidad (sin obligación) de asignar una fecha de vencimiento;
  • Portabilidad (sincronización con un PDA o imprimir);
  • Accesible en menos de 60 segundos;
  • Más atractivo que repelente;
  • Sin obligación de priorizar tareas;
  • Sitio para capturar notas adicionales;
  • Posibilidad de buscar y ordenar en varias maneras;
  • Lo bastante robusto para manejar todas tus cosas.

Jeroen Sangers

el Canasto, Carrer Magí Morera 29-1, Lleida, CT, 25006, Spain

Management consultant artesano y conferenciante de alto impacto especializado en la productividad 2.0 para personas, equipos de trabajo y organizaciones.